Lloraron 92 mil almas en el Zócalo por derrota ante Argentina

La esperanza, la ilusión, los sueños de triunfo, los anhelos de ver ahora sí al Tricolor avanzando a Cuartos de Final en la Copa del Mundo por encima de uno de los grandes rivales como es...
 La esperanza, la ilusión, los sueños de triunfo, los anhelos de ver ahora sí al Tricolor avanzando a Cuartos de Final en la Copa del Mundo por encima de uno de los grandes rivales como es Argentina, fueron truncados una vez más.  (Foto: Héctor Cruz)
Ciudad de México -
  • No hubo fiesta para México esta tarde
  • No hubo argentinos en el FIFA Fan Fest capitalino

La esperanza, la ilusión, los sueños de triunfo, los anhelos de ver ahora sí al Tricolor avanzando a Cuartos de Final en la Copa del Mundo por encima de uno de los grandes rivales como es Argentina, fueron truncados una vez más para millones de mexicanos, pero en especial para los 92 mil asistentes al Zócalo de la Ciudad de México en el FIFA FanFest. Desde antes de las 09:00 horas, decenas de compatriotas comenzaron a llenar la plancha de la Plaza de La Constitución, llegaron para ocupar un lugar en el espacio que lo mismo ha servido para mítines, para plantones permanentes de los más variados sindicatos y luchas sociales, así como para museos itinerarios, conciertos o para que miles posen desnudos para las lentes de artistas extranjeros. Pero ahora esta plaza era territorio de los aficionados al futbol, familias completas, hombres y mujeres solitarias, enamorados, con los rostros pintados con los colores de la bandera, la mayoría con la más diversa variedad de playeras del Tricolor, quienes en la mirada reflejaban los sueños y la esperanza depositada en los 11 guerreros que habrían de saltar a la cancha del Soccer City en Sudáfrica en unas horas más. Como entrada, los madrugadores tuvieron de platillo el Alemania-Inglaterra, duelo en el que los germanos golearon 4-1, donde hubo un gol anulado de forma incorrecta al equipo de La Rosa, sin saber lo que el destino le deparaba a los mexicanos en el duelo ante Argentina. Conforme se acercó la hora del partido, en el Zócalo ya no cabían más mexicanos, así que los impuntuales se desparramaron como masa en las calles aledañas, como 20 de noviembre, 16 de Septiembre o Madero; 92 mil asistentes llegaron, informó el Secretario de Turismo del Gobierno del Distrito Federal, Alejandro Rosas. En este encuentro entre el Tricolor y la Albiceleste, no hubo argentinos en la plancha del Zócalo, sabedores de que ante la multitud podrían llevarse un buen susto, debido a la pasión de los mexicanos, más si Argentina es favorita o posee una ofensiva como la de este Mundial. Llegó la hora del encuentro y la intensidad estaba al máximo, se cantó el “Cielito Lindo”, se entonó el Himno Nacional al mismo tiempo que en Johannesburgo, mientras la hermosa Bandera Mexicana ondeaba en todo su esplendor en el centro de la Plaza de La Constitución; parecía un día idóneo para cambiar la historia, pero no fue así. El error del árbitro y la gran falla de Ricardo Osorio sólo causaron pesar en los rostros de los mexicanos que acudieron al Zócalo, las miradas perdidas, algunas lágrimas perlando en las mejillas, algún asistente con su Rosario en la mano, fueron las imágenes de la derrota, que aumentaron con el golazo desde fuera del área de Carlos Tevez que tenía a México abajo 3-0. No faltaron los incidentes, los conatos de bronca entre algunos compatriotas, que fueron solucionados rápidamente por los mismos asistentes o por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, que para el FanFest desplegó a 2 mil efectivos, según información del funcionario Rosas. Pero llegó el consuelo, el también golazo del "Chicharito", cuando faltaban menos de 20 minutos para que concluyera el encuentro, hizo revivir a algunos, pero sólo fue un breve despertar de un enfermo en terapia intensiva, porque la derrota estaba consumada y los lamentos de “otra vez”, “como siempre”, no se hicieron esperar en la afición, hubo algunos, incluso, que comenzaron a abandonar el Zócalo porque la derrota de tantos es demasiado lastimosa. Llegó el silbatazo final y con ello la dolorosa y cruel realidad, el sueño mundialista se terminó para los mexicanos, ahora todos a volver la rutina que el lunes los espera el trabajo, las cuentas por saldar, la resaca de la esperanza, lo que pudo ser y no fue, las sobremesas interminables sobre el “hubiera” a propósito del gol que el árbitro dio a Argentina en fuera de lugar o el poste de Salcido apenas iniciado el juego: la misma historia de cada cuatro años desde que tenemos memoria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×