Carnaval en Brasil por triunfo de la Verdeamarelha

Un verdadero carnaval, con cornetas, fuegos artificiales, bocinazos y, por supuesto samba y cerveza, estalló en cada ciudad de Brasil por el avance de la Selección a los Cuartos de Final del...
 Un verdadero carnaval, con cornetas, fuegos artificiales, bocinazos y, por supuesto samba y cerveza, estalló en cada ciudad de Brasil por el avance de la Selección a los Cuartos de Final del Mundial con un triunfo 3-0 sobre Chile.
Río de Janeiro, Brasil -
  • La afición confía en un triunfo sobre Holanda

Un verdadero carnaval, con cornetas, fuegos artificiales, bocinazos y, por supuesto samba y cerveza, estalló en cada ciudad de Brasil por el avance de la Selección a los Cuartos de Final del Mundial con un triunfo 3-0 sobre Chile. Decenas de miles de personas llenaron lugares como la Playa de Copacabana en Rio de Janeiro o el amplio Valle del Anhangabú en el centro de Sao Paulo para seguir en pantallas gigantes el partido en Sudáfrica. El carnaval se insinuó antes de que el partido comenzara, reflejando así la confianza de los hinchas en la Verdeamarelha, que enfrentará a Holanda en el grupo de los ocho mejores. El Presidente Luiz Ignacio Lula da Silva no escapó a la ola de optimismo, y en una lotería de apuestas en que compitió con algunos de sus cercanos colaboradores, pronosticó un 4-1 para Brasil. El único que acertó el marcador fue su Jefe de Gabinete, Gilberto Alencar, que ganó como premio una botella de cachaca, el licor brasileño de caña, producido en la hacienda del Vicepresidente José Alencar, organizador de las apuestas. Unas 20 mil personas, la mayoría luciendo los colores verde y amarillo de Brasil, se congregaron bajo un sol ardiente en el Fan Fest en Copacabana, celebraron antes de que Juan anotara el primer gol. Cada anotación desató una artillería de fuegos artificiales, y el humo cubrió el sector de la playa. Los hinchas parecían sentirse resarcidos del opaco empate sin goles con Portugal en el partido anterior. El panorama era muy similar en Sao Paulo y otras ciudades. El tránsito era insoportable. "Fue el mejor partido de Brasil hasta ahora", dijo Jailson Alves, que tiene un puesto de diarios en la Avenida Paulista de Sao Paulo. "Brasil mostró buena táctica ofensiva y defensiva. Chile fue un rival relativamente fácil y creo que Holanda será mucho más difícil". El taxista Raimundo coincide que Holanda será más difícil, pero "igual podemos ganar si jugamos como hoy". Ni la usualmente apacible Brasilia escapó a la celebración. Entonando una escandalosa vuvuzela, Jair Pires celebró cada gol en el cubículo de un edificio donde trabaja de guardia. "Veo a Brasil mejor que Argentina", dijo confiado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×