Festejaron una hora 300 españoles en la tribuna de Durban

Luego de la victoria de España 0-1 ante Alemania, uno de los grupos más numerosos de españoles que asistieron al Estadio de Durban, festejaron, cantaron y gozaron durante una hora posterior al...
Luego de la victoria de España 0-1 ante Alemania, uno de los grupos más numerosos de españoles que asistieron al Estadio de Durban, festejaron, cantaron y gozaron durante una hora posterior al silbatazo final.
 Luego de la victoria de España 0-1 ante Alemania, uno de los grupos más numerosos de españoles que asistieron al Estadio de Durban, festejaron, cantaron y gozaron durante una hora posterior al silbatazo final.
Estadio de Durban, Sudáfrica -
  • Disfrutaron lo más posible el bellísimo Estadio de Durban

Luego de la victoria de España 0-1 ante Alemania, uno de los grupos más numerosos de españoles que asistieron al Estadio de Durban, festejaron, cantaron y gozaron durante una hora posterior al silbatazo final. Con las banderas a forma de capa, varias cervezas en su haber y una alegría que casi los hacía brillar, unos 300 españoles le metieron saborcito a esta Copa del Mundo, en la que poco dura la gente en las tribunas por la facilidad con la que se pueden desalojar los estadios. Estos ibéricos se quedaron en la parte baja del recinto, bien unidos y ocupando un bloque de la zona de bancas azules de este bello coloso. Como estudiantina, se aventaron todos sus grandes éxitos un par de veces y les alcanzó para crear algunas nuevas versiones. La felicidad tenía una razón superior y es el representativo de su país, logró por primera vez la clasificación a la Final de una Copa del Mundo, espantando a sus fantasmas y mostrando un temple y personalidad admirables ante Alemania, un histórico ganador en estas instancias. El partido terminó alrededor de las 22:25 y hasta las 23:28 fueron abandonando el inmueble, con voces de “alcohol, alcohol, alcohol…”, que dejaron en claro que la fiesta seguiría, nada más estaba cambiando de sede. Sólo cuatro de ellos se resistían a dejar la sillas, no querían soltar este momento, este lugar donde la historia les ha sonreído por fin en un Mundial. Esos cuatro españoles se aferraban a los asientos color turquesa, y cuando no tuvieron más remedio que tomar el pasillo, lo hicieron mirando al campo de juego mientras se alejaban, guardado en su mente hasta el último resquicio de ese montón de hierba que este jueves 7 de julio les ha enseñado una vez más, por qué vale la pena esperar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×