La realeza en el palco, acabó en besos, abrazos y felicitaciones

Siempre queda la duda de si a alguien se le pasaría el festejo. Quizá es un poco de morbo pero creo que no podemos dejar de fijarnos en una reacción más mundana por parte de estos personajes.
 Siempre queda la duda de si a alguien se le pasaría el festejo. Quizá es un poco de morbo pero creo que no podemos dejar de fijarnos en una reacción más mundana por parte de estos personajes.  (Foto: Agustín Cuevas)
Estadio Soccer City -
  • Sí hubo festejo, pero también mucha cordialidad

Siempre queda la duda de si a alguien se le pasaría el festejo. Quizá es un poco de morbo pero creo que no podemos dejar de fijarnos en una reacción más mundana por parte de estos personajes. Pero la verdad es que en el palco de FIFA, donde estaban codo a codo los dos representantes de las familias reales de Holanda y España, todo acabó en abrazos, besos y apapachos de felicitación a pesar de la trascendencia del partido y la pasión por el futbol que existe en ambos países. El partido había sido tenso. Sea la diplomacia su vida, no puedo evitar pensar que por la mente de la Reina Sofía, el Principe Felipe, el Príncipe Willem-Alexander, o el Primer Ministro holandés, cruzó alguna que otra maldición contra el juez o el rival mientras esbozaban una sonrisita hacia afuera. Sin embargo, lo que sí lució natural y francamente hasta amistoso y cordial, fue el abrazo que se dieron los máximos representantes al caer el gol español sobre el minuto 116 del segundo tiempo extra. Ahí, las formas quedaron un poco a un lado y Reina, Príncipe y séquito saltaron a festejar con los brazos abiertos, gritos y aplausos. A su lado, algunos de los diplomáticos rivales sólo pudieron hacer una discreta mueca, pero el Príncipe Willem-Alexander de inmediato volteó hacia la Reina, esperó con una sonrisa de resignación su festejo y cuando pudo le espetó un abrazo, dos besos, uno en cada mejilla, y un apapacho de felicitación. En la ceremonia de premiación, tanto la Reina Sofía como el Principe Willem-Alexander entregaron las medallas y felicitaron a los jugadores propios y rivales, acompañando al Presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma y a Joseph Blatter, Presidente de la FIFA. No cabe duda, la diplomacia es un arte.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×