'CR7' pasó de la ovación al berrinche y abucheo

Lejos del nivel que lo pone entre los mejores jugadores del mundo, el esperado Cristiano Ronaldo apareció en Brasil 2014 aunque lo hizo más por lo que provocó en las pantallas que por lo hecho con...
Lejos del nivel que lo pone entre los mejores jugadores del mundo, el esperado Cristiano Ronaldo apareció en Brasil 2014 aunque lo hizo más por lo que provocó en las pantallas que por lo hecho con el Brazuka sobre el terreno de juego.
 Lejos del nivel que lo pone entre los mejores jugadores del mundo, el esperado Cristiano Ronaldo apareció en Brasil 2014 aunque lo hizo más por lo que provocó en las pantallas que por lo hecho con el Brazuka sobre el terreno de juego.  (Foto: EFE)
Arena Fontanova -
  • El delantero del Real Madrid reclamó airadamente un penal que no fue señalado

Lejos del nivel que lo pone entre los mejores jugadores del mundo, el esperado Cristiano Ronaldo apareció en Brasil 2014 aunque lo hizo más por lo que provocó en las pantallas que por lo hecho con el Brazuka sobre el terreno de juego. El delantero portugués fue ovacionado tan pronto apareció en las pantallas del estadio en el que debutó ante Alemania provocando el alarido de la afición. La ovación se hizo aún más grande cuando su nombre fue escuchado en el sonido local que anunciaba las alineaciones del partido y hasta ahí todo parecía grato con la "Torcida" brasileña. El partido comenzó y tras recibir el primer gol por parte de los alemanes, Cristiano Ronaldo fue el primero en alentar a sus compañeros para mantener el ánimo ante la desventaja, aunque poco a poco se notó que las lesiones han mermado su desempeño en la cancha. Para el segundo tiempo, el lusitano tuvo tres disparos de larga distancia y ante la desesperación del público por ver algo de su calidad, tan pronto estrelló el primer cobro en la barrera los abucheos llegaron.   Todo se hizo más grande cuando Cristiano reclamó airadamente al silbante Mirolad Mazic un penal sobre Eder, situación que el nazareno serbio desatendió provocando los manotazos del delantero que luego se dirigió al cuarto árbitro ante los abucheos y la silbatina de la afición que colmó las tribunas de la Arena Fonte Nova. A partir de ese momento el 7 de Portugal fue abucheado en cada momento que tocaba la pelota y la atajada que Manuel Neuer le realizó en el tercer tiro libre que cobró fue festejada en grande por la mayor parte del estadio que despidió a la estrella con más pena que gloria.

No te pierdas