Tri reunió en el Zócalo a 40 mil aficionados

Andrés se escapó de su trabajo por dos horas. Aprovechó que las oficinas donde labora están a dos cuadras del Zócalo capitalino para fugarse e ir a ver el empate a cero entre la Selección Mexicana...
Ciudad de México -
  • El festejo de los seguidores del Tri se trasladó al Ángel de la Independencia

Andrés se escapó de su trabajo por dos horas. Aprovechó que las oficinas donde labora están a dos cuadras del Zócalo capitalino para fugarse e ir a ver el empate a cero entre la Selección Mexicana y la Selección de Brasil, que reunió a más de 40 mil aficionados, según cifras del Gobierno del Distrito Federal. "Es mejor pedir perdón que pedir permiso", dijo un sonriente Andrés, quien llegó al lugar junto a cuatro compañeros, que cambiaron por un momento el sacó y la corbata por la camiseta del Tri. Cuatro horas antes del silbatazo inicial en el Estadio Castelao, la gente comenzó a llegar a la plancha de la Plaza de la Constitución, pero no fue hasta una hora previa al arranque que la multitud se comenzó a agrupar en gran número, no importando el fuerte calor que se registró a la hora del partido. Aficionados de todas las edades observaron el juego en tres pantallas gigantes que se instalaron, desde el primer duelo ante Camerún, frente a la Catedral de la Ciudad de México. No perdieron detalle. Cantaron el himno Mexicano con fuerza, sufrieron con cada una de las llegadas que atajó Guillermo Ochoa y se lamentaron las pocas jugadas de peligro que generó el conjunto azteca como sí estuvieran presentes en Tierras mundialistas. El resultado dejó satisfechos a los miles de seguidores que abandonaron trabajo, hogar y escuela para poder ver el segundo duelo de México en el Mundial 2014. Dejaron el Zócalo cantando y vitoreando la figura de Memo Ochoa, y pese a que el 0-0 no alcanzó para calificar, no les importó mucho y la igualada fue un buen pretexto para iniciar el festejo en el Ángel de la Independencia.

No te pierdas