Afición robó espectáculo en el Holanda-Argentina

El pobre espectáculo que brindó el duelo entre Holanda y Argentina sobre el terreno de juego contrastó con lo que sucedió en la tribuna en un "cotejo" que nada tuvo que ver con los holandeses.
El pobre espectáculo que brindó el duelo entre Holanda y Argentina sobre el terreno de juego contrastó con lo que sucedió en la tribuna en un "cotejo" que nada tuvo que ver con los holandeses.
 El pobre espectáculo que brindó el duelo entre Holanda y Argentina sobre el terreno de juego contrastó con lo que sucedió en la tribuna en un "cotejo" que nada tuvo que ver con los holandeses.  (Foto: Getty)
Sao Paulo, Brasil -
  • Los cánticos de los aficionados argentinos recordaron el 1-7 que sufrió Brasil en Semifinales

El pobre espectáculo que brindó el duelo entre Holanda y Argentina sobre el terreno de juego contrastó con lo que sucedió en la tribuna en un "cotejo" que nada tuvo que ver con los holandeses y que sólo acrecentó más la rivalidad entre argentinos y brasileños.   Si el "pique" entre ambas aficiones sudamericanas ya era grande a lo largo de la Copa del Mundo, los duelos de Semifinales lo acrecentaron aún más y sobre todo la goleada que el martes se llevó Brasil ante Alemania en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte que significó la eliminación del cuadro Verdeamarela.   Desde su llegada a la Arena Sao Paulo, los aficionados albicelestes comenzaron a corear el cántico que se ha vuelto su "himno" en tierras brasileñas "Brasil decirme qué se siente..." y que por momentos cambiaba el "siente" por el "siete".   Sin embargo, durante el transcurso del partido ante el cuadro tulipán y debido a la extrema precaución de ambos equipos sobre el terreno de juego, los argentinos comenzaron a componer canciones dedicadas a los "torcedores" brasileños que sólo recordaban el cruel 1-7 con el que fueron echados de su Copa del Mundo.   "Ahí están, ahí están, los que perdieron 7-1 de local", "¡Siete, siete, siete!" y "Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete" fueron los gritos de los seguidores argentinos en el lapso de 90 minutos poniendo un poco de ambiente a un partido que quedó a deber.

Newsletter
No te pierdas