Celestes y Pumas, antagonistas desde la cuna

La rivalidad entre cementeros y universitarios tiene un fundamento clave para que estas instituciones choquen con mucha intensidad siempre que se enfrentan, y es que en la Temporada 80-81 Pumas le...
 La rivalidad entre cementeros y universitarios tiene un fundamento clave para que estas instituciones choquen con mucha intensidad siempre que se enfrentan, y es que en la Temporada 80-81 Pumas le arrebató el título a los celestes.  (Foto: Ana Belén Ortiz)
Ciudad de México -
  • "En la historia claro que importan las rachas y las estadísticas aunque se diga que no"

Cruz Azul sigue en espera de la oportunidad de llegar a una Final ante Pumas para tener su revancha. Han pasado casi 28 años desde que los celestes fueron heridos en el orgullo por un equipo que presumió en el pecho el emblema de la Universidad Nacional Autónoma de México, y que la tarde del 9 de agosto de 1981 en la grama del Estadio Olímpico Universitario, logró darle la vuelta al marcador para adjudicarse el título de Campeón de Liga en la Temporada 1980-1981. Sin duda, el marcador global 4-2 ha sido un recuerdo difícil de borrar para quienes participaron en aquel encuentro y a pesar de que se han escrito nuevas batallas, la revancha no ha llegado para Cruz Azul. El recuerdo de aquella Final perdida ha dado origen a la rivalidad entre cementeros y universitarios la cual se inculca desde la cuna, desde que en las Fuerzas Básicas los futuros celestes y auriazules patean sus primeros balones. "Cada chico se identifica con la camiseta y la defiende a capa y espada, sin embargo, es en la historia entre las instituciones en donde nacen las rivalidades, en paticular entre Cruz Azul y Pumas, surgió desde aquella Final (80-81) en la cual Cruz Azul perdió en CU después de llevar una ventaja de 1-0 del Estadio Azteca. "Entre Cruz Azul y Pumas, surgió desde aquella Final (80-81) en la cual Cruz Azul perdió en CU." "Ese hecho, esa frutración, coraje y todo lo que sentimos en esa fecha, se traslada, se siembra a los nuevos talentos, desde el vestidor, en la cancha, antes, después y durante un partido ante los Pumas está el recuerdo y ello hace que sea imperdonable perder en cualquier nivel en el que se enfrenten dichas instituciones". Lo anterior lo compartió Ignacio Flores, quien forma parte del Campeonísmo Cruz Azul que logró cinco de los ocho títulos que acumula. Nacho llegó del llano a la institución celeste a los 17 años de edad y fue parte del equipo cementero a partir de 1971; hoy se encarga de las visorías y del trabajo de las Fuerzas Básicas de Cruz Azul. Por mucho tiempo ha estado cerca de jugadores como Jaime Lozano, Juan Carlos Cacho, Francisco Palencia, Gerardo Torrado, Óscar Pérez, César Villaluz, Edgar Andrade, entre otros. "Ellos (las nuevas generaciones) no lo vivieron, está claro, sin embargo, en el Salón de la Fama se alimentan de la historia de Cruz Azul y de las rivalidades con los grandes equipos, así surge también esa necesidad de vengar deportivamente a los antecesores". La lealtad, el respeto y sobre todo, el salvaguardar la integridad física de futbolistas y aficionados, es el objetivo que no debe perderse en cada choque entre dichas instituciones. "Cada equipo luce con orgullo sus hegemonías y los que son víctimas de ellas las sufren." Flores recuerda algunos incidentes que se presentaron antes del encuentro de vuelta en aquella Final en el Olímpico Universitario en la cual tuvo participación. "Después de ganar 1-0 en el Estadio Azteca en la Final 80-81, estuvo cerca de presentarse a una bronca terrible en CU, hubo muchas declaraciones que calentaron el partido, además hubo un ambiente tenso, incluso llamadas telefónicas amenazadoras hacia los jugadores de Cruz Azul la noche anterior al juego de vuelta. Incluso nos amenazaron de muerte y la intimidación fue fuerte, todo procedente de gente muy allegada a la institución". LAS HEGEMONÍAS, ALIMENTO DEL ALMA "En la historia claro que importan las rachas y las estadísticas aunque se diga que no, cada equipo luce con orgullo sus hegemonías y los que son víctimas de ellas las sufren. Por supuesto que son motivo de orgullo y ello les alimenta el ego para jugar en la cancha", señaló Nacho. Por ello, La Máquina deberá superar todos los obstáculos que se han presentado para salir del Estadio Azul con una victoria el día de mañana. Flores no duda en señalar a los cementeros como los favoritos para levantarse con los tres puntos el próximo sábado ya que la historia reciente los respalda.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×