FIFA Mafia: corrupción al desnudo

Thomas Kistner firmó en octubre del 2013 el prólogo de FIFA Mafia, donde advertía investigaciones en el Departamento de Justicia estadounidense sobre varios dirigentes del fútbol mundial.
Thomas Kistner firmó en octubre del 2013 el prólogo de FIFA Mafia, donde advertía investigaciones en el Departamento de Justicia estadounidense sobre varios dirigentes del fútbol mundial.
 Thomas Kistner firmó en octubre del 2013 el prólogo de FIFA Mafia, donde advertía investigaciones en el Departamento de Justicia estadounidense sobre varios dirigentes del fútbol mundial.
Ciudad de México -
  • Este libro detalla el origen y desarrollo de lo más oscuro del organismo

Thomas Kistner firmó en octubre del 2013 el prólogo de FIFA Mafia, donde advertía investigaciones en el Departamento de Justicia estadounidense sobre varios dirigentes del fútbol mundial.

Oportuno, su libro no es una recopilación al vapor cuando se revelaron tales pesquisas sino una investigación detallada que le permitió anticipar una realidad vergonzosa para quienes dirigen este deporte tan popular como millonario.

Kistner relata, con un enorme catálogo de fuentes que sustentan sus dichos, múltiples historias de corrupción, fraude, enemistades y traiciones.

Joseph Blatter es el objetivo central de las historias, un dirigente que en la ficción sería un fascinante villano. Pero es tan real como los millones que mueve el organismo que, como dice Kistner, tiene el monopolio de la Copa del Mundo, el evento publicitariamente más jugoso en todo el planeta.

"El dinero le llueve del cielo, no es que se lo tenga que ganar con el sudor de su frente. (...) Lo cierto, en cambio, es que gracias a este cuerno de la abundancia la FIFA puede esconder una pésima gestión y pérdidas de millones", señala el autor.

Esa capacidad para hacer dinero es lo que deriva en un sinnúmero de historias dignas del mejor guionista: Jack Warner comprando derechos televisivos a un dólar, teléfonos intervenidos en las oficinas de la FIFA, espionaje de todos tipos, confabulaciones electorales o para elegir sedes mundialistas…

En otras, el organismo vende transmisiones al peor postor porque es de quien recibe los sobornos, mientras el fundador de Adidas, Horst Dassler, es dibujado como la mente original y maestra, con Joao Havelange, Juan Antonio Samaranch y Blatter como sus principales pupilos, quienes así comenzaron a aplicar las técnicas del marketing en el deporte para luego explotar y exprimir el balompié como contenido mediático.

El libro destaca, sin señalarlo como curiosidad, cómo ha sido el mundo de las marcas el que ha desarrollado las competencias más exitosas, lo cual se tradujo en varios casos en corrupción.

Porque Havelange aumentó los equipos en los Mundiales para generar más dinero y fue una agencia de derechos televisivos quien impulsó la nueva Champions.

Kistner detalla cómo prácticamente no hay dirigente que no se beneficie de los esquemas oscuros de la FIFA, razón por la cual a nivel mundial han sido pocos los detractores y predomina un discurso de unión en el fútbol, mismo que en los escritorios tiene poco de verdad y un mucho de cinismo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×