La afición chiva se despidió del Jalisco

Fue el último cotejo de Chivas como local, por eso mucha gente en la tribuna, pese a esa sensación de inconformidad porque no ganó el Rebaño al Puebla (0-0), se quedó a la ceremonia de despedida,...
 Fue el último cotejo de Chivas como local, por eso mucha gente en la tribuna, pese a esa sensación de inconformidad porque no ganó el Rebaño al Puebla (0-0), se quedó a la ceremonia de despedida, la cual fue engalanada por figuras de antaño.  (Foto: Notimex)
Estadio Jalisco -
  • Estuvieron presentes grandes figuras del pasado rojiblanco

Fue el último cotejo de Chivas como local, por eso mucha gente en la tribuna, pese a esa sensación de inconformidad porque no ganó el Rebaño al Puebla (0-0), se quedó a la ceremonia de despedida, la cual fue engalanada por los jugadores que le dieron gloria al equipo, el campeonísimo.

Salvador Reyes, "Willy" Gómez, los “Cuate” Calderón, Ignacio y Carlos, Sabas Pince, Alberto Onofre,  el Jamaicon Villegas, Cura Chaires, Mellone Gutiérrez, “Nene” López Sapían, así como los más recientes retirados Fernando Quirarte, Javier Ledezma, entre otros, acudieron al centro del campo y ahí, observaron como un pebetero se prendió.

Luego de 50 años de vivir en el Jalisco, el pebetero encendido indicó que lo mejor está por venir, que el fuego seguirá en el Estadio Omnilife donde se seguirá trabajando para enriquecer más la historia rojiblanca.

En medio de los festejos del adiós el cielo tapatío se enrojeció. Fue entonces cuando las nubes reventaron y la lluvia se hizo presente en el estadio. Los valientes aficionados se quedaron y aguantaron el fuerte aguacero que caía sin piedad en la zona norte de la ciudad; también ex jugadores aguantaron en el centro del campo.

De inmediato se cubrieron con lo que podían, pero no dejaron solo al Jalisco en su fiesta de despedida, de hecho la rojiblanca con cantos le dio las gracias al inmueble donde seis vueltas olímpicas se dieron.

Muchos aplaudían, se tomaban fotos, mientras que otros se entregaban a las lágrimas de nostalgia, pues se acabó la historia de Chivas en el Jalisco.

Poco a poco la afición se fue alejando, se fue yendo a su casa o a seguir la fiesta a otro lado. La del Jalisco se acabó. No va más, hoy hay lágrimas de tristeza y el próximo viernes en la inauguración habrá llanto pero de sorpresa ante la majestuosidad de la nueva casa, donde esperan ver pronto se consiga la doceava estrella.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×