Previo Boca Juniors-Pachuca..Los Tuzos van a la conquista de Buenos Aires

El viento de Buenos Aires tiene impreso un aroma especial para José Luis Trejo. Los recuerdos de una maravillosa etapa al frente de la Máquina Celeste del Cruz Azul iluminan sus ojos y lo hacen...
El viento de Buenos Aires tiene impreso un aroma especial para José Luis Trejo. Los recuerdos de una maravillosa etapa al frente de la Máquina Celeste del Cruz Azul iluminan sus ojos y lo hacen sentirse confiado respecto a sus posibilidades de triunfar en
 El viento de Buenos Aires tiene impreso un aroma especial para José Luis Trejo. Los recuerdos de una maravillosa etapa al frente de la Máquina Celeste del Cruz Azul iluminan sus ojos y lo hacen sentirse confiado respecto a sus posibilidades de triunfar en

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio La Bombonera. Buenos Aires, Argentina. Miércoles 6 de abril de 2005 a las 19:50 hrs.

El viento de Buenos Aires tiene impreso un aroma especial para José Luis Trejo. Los recuerdos de una maravillosa etapa al frente de la Máquina Celeste del Cruz Azul iluminan sus ojos y lo hacen sentirse confiado respecto a sus posibilidades de triunfar en la siempre imponente cancha de La Bombonera. Hoy, las circunstancias son muy distintas. Se trata simplemente de un partido de primera ronda y no de un encuentro en el que la gloria continental está en juego. Pero la esencia es la misma. Brillar con luz propia en un césped repleto de historia y anécdotas, de alegrías y pasiones desbordadas, es el sueño de cualquiera, tanto de los guerreros que se parten el alma sobre el rectángulo verde como de aquellos que dirigen la orquesta desde un área modestamente limitada por una línea de cal.  El suelo bonaerense incita a ganar. La pregunta es si la victoria corresponderá a los de la “Bella Airosa” azteca.

El autonombrado “Equipo de México” sigue sin mostrarse al nivel esperado. La inconsistencia ha sido una de las principales enfermedades del cuadro hidalguense a lo largo del semestre que discurre, especialmente en el torneo casero, donde suma apenas doce puntos de treinta y tres disputados. En lo referente a su actividad dentro de la Libertadores, se localiza como líder de su sector con seis unidades de nueve posibles. Su único tropiezo en la máxima justa continental a nivel de clubes se dio ante el Sporting Cristal de Perú, mientras que sus dos triunfos los obtuvo en el “Huracán” Hidalgo ante el Deportivo Cuenca de Ecuador y su rival de este miércoles. Pese a que la estadística en este certamen presenta índices satisfactorios, su desempeño futbolístico sigue sin convencer y tendrá que mejorar notablemente para aspirar a salir vivo del feudo boquense. Conseguir su primera victoria como visitante es el reto a cumplir.

Pachuca está obligado a demostrar que la derrota sufrida en territorio inca le dejó enseñanzas valiosas. Frente al Boca Juniors, los Tuzos no pueden saltar al terreno de juego con actitudes temerosas ni de extremo respeto, pues correrían el riesgo de sucumbir más por temores que por limitaciones futbolísticas. La experiencia del “Kaiser” adquiere vital importancia en este rubro. Tranquilizar a los jugadores y convencerlos de sus posibilidades es una de las tantas tareas del cuerpo técnico.

El cuadro xeneize no está en condiciones de tropezar ante sus incómodos visitantes. Hace apenas unos cuantos días, tuvo que soportar un severo revés a manos del Vélez Sarsfield en plena celebración del centenario y difícilmente permitirá que su contrincante en turno salga con vida. Sus aspiraciones de clasificar a las instancias definitivas dependen, en gran medida, del resultado final de la batalla ante los Tuzos. Una derrota sería catastrófica.

La luz no aparece para el Boca Juniors, ni en el campeonato local ni en el plano internacional. Tras siete jornadas celebradas, los bosteros se ubican en la undécima posición del Clausura con diez puntos. Lejos quedó la maravillosa etapa de Carlos Bianchi. En la actualidad, la institución vive un proceso de reestructuración. Ya volverán los tiempos de gloria; mientras tanto, debe luchar por sobresalir y, de esta forma, evitar que el prestigio se arrastre invariablemente. El duelo será intenso. El cuadro de casa enviará a sus mejores hombres para luchar por una victoria que lo encamine rumbo a  la siguiente etapa. Los Tuzos son una incógnita en patio ajeno. Ojalá que no se repita una actuación como la que tuvieron en Perú; de lo contrario, Boca tendrá no sólo cien años de historia, sino también cien motivos para celebrar.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×