El precio que pagó Chivas por ganarle a Boca

Las Chivas Rayadas del Guadalajara consiguieron esta noche sacar un empate sin goles de La Bombonera de Buenos Aires, con lo que eliminaron al Boca Juniors de Argentina con un global de 4-0 con...
Las Chivas Rayadas del Guadalajara consiguieron esta noche sacar un empate sin goles de La Bombonera de Buenos Aires, con lo que eliminaron al Boca Juniors de Argentina con un global de 4-0 con una superioridad manifiesta y un futbol sólido y vistoso en l
 Las Chivas Rayadas del Guadalajara consiguieron esta noche sacar un empate sin goles de La Bombonera de Buenos Aires, con lo que eliminaron al Boca Juniors de Argentina con un global de 4-0 con una superioridad manifiesta y un futbol sólido y vistoso en l

MEDIOTIEMPO | Redacción14 de Julio de 2005

Las Chivas Rayadas del Guadalajara consiguieron esta noche sacar un empate sin goles de La Bombonera de Buenos Aires, con lo que eliminaron al Boca Juniors de Argentina con un global de 4-0 con una superioridad manifiesta y un futbol sólido y vistoso en la ida y muy ordenado en la vuelta.

Sin embargo, el equipo argentino que se ha acostumbrado a ganar, ahora que no lograron vencer en el terreno de juego, se cobraron injustamente y de otras maneras nada deportivas, fuera de él. Así, el Rebaño tuvo que pagar este precio.

Lo más costoso para Chivas y que fue producto de un aspecto solamente deportivo, fue una nueva lesión en el tobillo de Omar Bravo, que se ha convertido en lo que era el "tendón" para Aquiles. Bravo, que debía viajar con el Tri mañana a Alemania, al parecer tiene una fractura o fisura en su tobillo y al menos se perdería 20 días de actividad.

Durante el partido no hubo nada más allá de lo futbolístico y de las patadas normales en un juego de esta índole, hasta que Adolfo Bautista recibió una falta y cometió el error injustificado de burlarse de la banca xeneize mostrando 4 dedos de la mano, recordándoles el marcador, algo que el "Bofo" tal vez acostumbrado a otro tipo de futbol, pensó que no traería consecuencias más allá de unos recordatorios familiares, pero sorpresa "Bofo", estás en la Libertadores.

Esto sirvió de mínimo pretexto para que la amargura de todo Boca Juniors encontrara una salida que poco a poco se fue volviendo inhumana y cobarde de parte de algunos pocos pero peligrosos. Primero, el "Loco" Palermo se volvió eso precisamente y encaró hasta el cansancio al "Bofo". Ambos fueron bien expulsados, pero Palermo quería golpes y no cejó hasta que, al no poder ser detenido por nadie, ni siquiera por sus compañeros, le pegó un cabezazo sin consecuencias y por la espalda a Bautista que nunca cayó en el juego, afortunadamente para su bienestar físico.

Bautista tuvo que refugiarse en su banca y, obviamente, ante la actitud de su ídolo Palermo, algunos sectores de la hinchada comenzaron a perder el control. El "Bofo" tenía que irse al vestidor, por lo que policías lo custodiaban alrededor de la cancha, pero las agresiones cobardes no sólo vinieron de dos aficionados que saltaron al terreno para intentar golpear al mexicano, sino increíblemente también de parte del técnico rival, el "Chino" Benitez que, en un gesto casi animal le escupió en la cara a Bautista.

La afición ya sabía que la derrota era inminente, pero no acababa de digerirla y decidieron no permitir que el partido, que llevaba ya un buen rato suspendido, se reanudara. Algunas porras argentinas lanzaron objetos a la cancha y el juego, luego de un fugaz intento por reanudarse, debió suspenderse sin remedio, terminando así de la manera más triste que puede terminar un cotejo, sin futbol.

Aquí hay varias lecciones, la primera es que un equipo acostumbrado a ganar, debería aceptar con mayor grandeza la derrota; la segunda, cortesía del fino "Chino" Benitez, demuestra que el ser técnico, usar ropa fina y hablar bonito de futbol, no es igual a ser una persona educada y con calidad humana.

Es cierto que solo un porcentaje de la afición de Boca se comportó terrible, pero también es cierto que las cosas se quedaron en el límite de una desgracia y que la sanción debe ser ejemplar, tanto a agresores identificados, como al club local.

También sería bueno que los jugadores, tanto el "Bofo", como Palermo y como todos, entendieran que no pueden andar por la vida provocando, burlándose o agrediendo al rival, porque esto, sin duda, repercutirá en la actitud de algunos de sus seguidores, quienes no quedarán solo en palabras, sino que, en tristes ocasiones, generan tragedias.

Por cierto, y por si fuera poco, recordemos que la expulsión al "Bofo" le traerá por lo menos un partido de suspensión, y así, las bajas tapatías se vuelven ya casi inmanejables.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×