América 4-3 River... ¡Partidazo! El Águila vive en la Copa

El peor equipo del torneo mexicano derrotó esta noche al mejor del certamen argentino.
El peor equipo del torneo mexicano derrotó esta noche al mejor del certamen argentino.
 El peor equipo del torneo mexicano derrotó esta noche al mejor del certamen argentino.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 2 de Abril de 2008 ante una regular entrada

  • De alarido el segundo tiempo; vimos seis goles en 18 minutos
  • Cabañas entró en el 2T, puso un gol e hizo el del gane

El peor equipo del torneo mexicano derrotó esta noche al mejor del certamen argentino.

En medio del panorama más negro de su historia - siendo el último lugar de la tabla general en el torneo- las Águilas del América derrotaron 4-3 al River Plate de Argentina, club líder en su país y que hasta antes de este juego también lo eran en la Copa Santander Libertadores, en lo que fue un partidazo de alarido en el Estadio Azteca.

Si las renuncias del Presidente de las Águilas, Guillermo Cañedo y la del técnico Rubén Omar Romano presentadas durante la semana pretendían llevar un mensaje a sus jugadores, vaya que cumplieron su cometido.

El hambre de triunfo, el corazón, el buen futbol y el toque de fortuna que todo equipo requiere y que estuvo ausente en el cuadro de Coapa durante el presente año, parece que regresó al equipo, al menos durante en el segundo tiempo de este encuentro. El Azteca no se llenó, pero realmente fue una lástima, pues se vio uno de esos duelos memorables, que hacía mucho no vivía el Coloso de Santa Úrsula, sobre todo cuando en el segundo tiempo cayeron seis goles en 18 minutos.

El triunfo significó para las Águilas mantenerse vivo en el certamen continental y tomar el liderato del Grupo 5 con 9 puntos, pero mejor diferencia de goles. Pero sobre todo, representa el reavivar el idilio con su afición que hasta esta noche tenía razones de sobre para estar distanciada del equipo.

El siguiente compromiso para el cuadro de Coapa en la Copa Santander Libertadores será visitar a la U. Católica de Chile el próximo 7 de abril. Previamente deberá medirse ante los Tuzos del Pachuca en la fecha 13 del torneo local.

EL PARTIDO

El arranque de las Águilas del América fue bastante pobre, ya que aunque River Plate no ocupó a todas sus figuras, como Ariel el "Burrito" Ortega, logró irse al frente en el marcador apenas al minuto cinco.

El mal momento de las Águilas del América alcanzó ya hasta al arquero Guillermo Ochoa, uno de los pocos jugadores que se habían mantenido en buen nivel y que incluso, en su momento se habló de una "Memodependiencia".

El también arquero de la Selección Nacional evitó un remate a segundo palo, pero al rechazare el balón le quedó justo al lateral Rodrigo Archubi, quien empujó el balón.

La seguridad del arquero mexicano se mermó tres minutos antes, cuando Leonardo Ponzio sacó un disparo de más de media cancha que se estrelló en el travesaño, dejando inmóvil a todo el cuadro local.

Desde aquel momento y hasta el minuto 21, el cuadro Millonario evidenció el pésimo momento que atraviesan las Águilas del América, que no podían tener posesión de balón y erraban sencillos servicios.

Los ademanes del técnico Rubén Omar Romano reprobaban los infantiles que por momento cometieron sus jugadores, como los tres servicios erróneos que entregó al rival el central Rodrigo Íñigo. Para su fortuna, estaba por venir la reivindicación del ex seleccionado nacional.

Fue el argentino Federico Higuaín, quien estuvo involucrado en la primer jugada de peligro de las Águilas y que despertó el hambre de los locales. Pese a la evidente mejoría, América tuvo que irse al descanso con el marcador en contra.

En segunda mitad, las Águilas saltaron al campo con la firme intención de comerse al rival, sin embargo, para terminar de ver a su equipo mejorar, Rubén Omar Romano tuvo que soportar un desaire del jugador Federico Higuaín cuando éste no le quiso dar la mano al salir de la cancha para que su lugar fuera ocupado por Salvador Cabañas.

Aunque ya se habían registrado cuatro aproximaciones de América, a partir del minuto 52 se comenzó una oleada de seis goles (cinco de ellos de cabeza) en tan sólo 18 minutos. La intensa actividad en el marcador la comenzó el defensa americanista Rodrigo Íñigo, quien remató un centro de Óscar Rojas para un excelente gol que significó el empate 1-1.

Un minuto más tarde, el seleccionado juvenil Enrique Esqueda dio la vuelta al marcador gracias a un centro del recién ingresado Salvador Cabañas, con un certero cabezazo para el 2-1.

La ventaja sólo duró dos minutos, ya que en un tiro centro, el defensa del América, Diego Cervantes marcó un autogol al 55';, y aunque por los empujones no había quedado claro el autor del gol, el sonido local lo evidenció pese a que previamente había anunciado al uruguayo Sebastián Abreu (2-2).

Sólo cinco minutos más tarde, el propio Cervantes se sacó la espina al marcar un golazo de palomita en un centro del "Kevin" Rojas desde la izquierda, en una bonita jugada preparada, de tres toques en un tiro libre.

En esta ocasión la ventaja duró también dos minutos, ya que al 62';, el ex americanista Sebastián Abreu peinó un disparo en una mala salida de Guillermo Ochoa para el 3-3. Al Azteca lo marcaba la taquicardia y las jugadas a balón parado eran verdadero veneno en ambas áreas.

El gol que marcó la diferencia y que fue el único que se marcó con el pie corrió a cargo del paraguayo Salvador Cabañas al minuto 69';, al recibir de espaldas un balón y con la zurda y de media vuelta anotó el 4-3 poniendo la pelota en el rincón a la izqueirda de Carrizo, y hacer un golazo formidable.

Todavía se registraron dos jugadas claras de gol para el América antes de que concluyera el encuentro, una de ellas para el uruguayo Richard Núñez, quien al ingresar fue abucheado por la afición. River quería el empate que le diera ya la clasificación a la siguiente ronda, por lo que las Águilas tuvieron espacios.

Además de las ventajas numéricas, el resultado significó para las Águilas que no están completamente muertas, al menos en la Copa Santander Libertadores.

ARBITRAJE

Aceptable del uruguayo Roberto Silvera, quien estuvo atento y con un estilo 100 por ciento sudamericano, permitió el juego fluir superando un inicio muy ríspido. Por cierto tuvo de Cuarto Oficial al mexicano Mauricio Morales, que expulsó a Rubén Omar Romano en el último juego ante Veracruz.

[mt][foto: A.Cuevas/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×