Boca 2-2 Atlas... Heroico empate rojinegro

Atlas hizo la gran hombrada al empatar 2-2 como visitante en la ida de Cuartos de Final de la Copa Santander Libertadores. Enfrente tuvo a un incisivo Boca Juniors que intentó, sobre todo en la...
 Atlas hizo la gran hombrada al empatar 2-2 como visitante en la ida de Cuartos de Final de la Copa Santander Libertadores. Enfrente tuvo a un incisivo Boca Juniors que intentó, sobre todo en la segunda parte, conseguir un marcador que le diera tranquilida

Fernando Ruiz Moffat | MEDIOTIEMPOEstadio José Amalfitani, Buenos Aires, ante un lleno

  • Dos defensas anotaron por los tapatíos
  • Boca fue más peligroso, pero menos contundente

Atlas hizo la gran hombrada al empatar 2-2 como visitante en la ida de Cuartos de Final de la Copa Santander Libertadores. Enfrente tuvo a un incisivo Boca Juniors que intentó, sobre todo en la segunda parte, conseguir un marcador que le diera tranquilidad para cerrar como visitante en el Estadio Jalisco.

Los tapatíos, que se adelantaron muy temprano en el marcador, nunca dejaron de intentar traer de Buenos Aires el mayor número de goles como visitante. La insistencia les hizo conseguir un valiosísimo empate a dos goles.

Para Atlas, las dos anotaciones como visitante son oro molido, pues en caso de empate por menos de dos goles, estarán en Semifinales.

Los Xeneizes están obligados a ganar en México, o por lo menos a conseguir un empate por más de dos goles. Otro empate a dos goles mandaría directo a serie de penales.

EL PARTIDO

Desde el arranque se vio lo que buscaría Atlas, un gol que, temprano en el partido, le diera cierta soltura para consumir minutos. Por su parte, Boca Juniors marcó un esquema muy claro, explotando a Palacio, más que a nadie, sobre todo por la banda derecha, buscando un desborde que generara peligro.

Pero los Zorros consiguieron anular la poderosa línea media de los boquenses. Con un buen planteamiento defensivo apuntalado por Torres, Flores y Colotto, jugadores como Riquelme se vieron en muchos apuros para empezar a generar jugadas de peligro.

Atlas empezó, desde los primeros minutos a presionar. Mendívil entró por izquierda, pero no encontró un compañero a quien pasarle el balón. Por derecha, el primer intento fue de Medina, pero fue desarmado justo entrando al área. Pero ahí estaba Atlas, presente en el área de Caranta como si la presión de ser visitantes no existiera.

La presión de Atlas fue fructífera. El gol de los Zorros cayó apenas al minuto 5, en una jugada a balón parado, justo lo que Boca sabía podía ser el arma más peligrosa de los tapatíos. Fue en un tiro de esquina, cobrado por Medina por derecha, en el que Flores golpeo con la cabeza el balón mandándolo al fondo de las redes, después de encontrarse en el camino de un balón también rematado por Colotto con un cabezazo.

De ahí, Atlas comenzó a cerrar bien los espacios al ataque boquense, esperando también las fallas en la defensiva de los locales para sorprender al contragolpe.

Torres entró de nuevo por izquierda, centró preciso a Marioni, quien de cabeza intentó sorprender a Caranta. El balón pasó muy cerca, pero Atlas seguía siendo peligroso.

La fórmula atlista funcionó, aunque una grieta evidente en la defensa anunciaba con claridad por dónde podría venir el descuento de los argentinos. Palacio era dueño de la parcela derecha, y la libertad con la que entró un par de veces al área hizo notar el talón de Aquiles de los tapatíos.

Así cayó el gol de Boca Juniors, al minuto 36, gracias a la insistencia del incansable Rodrigo Palacio y un pase preciso de Riquelme, desaparecido hasta ese momento en la primera mitad. El remate fue de Palermo, aunque Ayala la mandó, prácticamente con la espalda, al fondo de su propia portería.

Con el gol, Boca se creció y le complicó mucho el trabajo a un Atlas que de todos modos se negaba a encerrarse atrás.

Terminó la primera mitad y llegó el oxígeno para los tapatíos.

La segunda parte fue un verdadero baúl de sorpresas. Boca recordó que, a pesar de que no jugaba en la Bombonera, era local y estaba apoyado por su público. Así, el equipo argentino tomó la batuta en el inicio del segundo tiempo.

Datolo, del que no se había visto tanto en la primera mitad, se convertiría en pieza clave en la segunda. Sus incursiones por izquierda pusieron en jaque a la zaga rojinegra, quienes tuvieron que aguantar toda la parte complementaria los embates de Boca Juniors que, gracias a que Atlas no tomó la convicción de tirarse atrás y atenerse a defender, encontraba espacios largos para paredes y centros elevados.

El partido se trenzó en el medio campo, con vaivenes a las dos porterías, aunque poco a poco los bonaerenses comenzaron a dominar, una vez más.

Y, sin poder prevenirlo, se vino el vendaval xeneize. Una y otra vez llegaban al área. Por izquierda con Datolo, por derecha con Palacio y Álvaro González, por el centro con Riquelme y Palermo. Por todos lados llegó la lluvia para Atlas.

Torres, Omar Flores, Ayala y Colotto defendían con uñas y dientes, y a la vez trataban de concentrarse en hacerse con el balón para armar jugadas de contragolpe.

Palermo se daba el lujo de fallar dentro del área, así como Riquelme y Datolo armaban paredes como si estuvieran en entrenamiento. Atlas, apenas unos esbozos de ataque y muchos problemas en la defensa.

Y cayó el segundo de Boca. Datolo pasó a Palermo y este a Cáceres, quien mandó el balón al fondo de las redes.

El vendaval xeneize continuó, dejando pasar varias claras para anotar el tercero. Pero Atlas no dejó de jugar a la ofensiva. Mendívil dejó pasar una clara estando solo en el área. La mandó por arriba.

Con un gol de visitante y con un marcador que podría haber sido cómodo como visitante, Atlas no bajó la guardía. Al minuto 88 Jorge Torres empató, como si fuera un milagro, después de recibir un re centro de Medina, en un tiro de esquina.

Dos defensas pusieron la balanza pareja, para que Atlas reciba a Boca con dos goles en su conteo como visitante.

EL ARBITRAJE

Bueno del colombiano Wilmar Roldán. Los equipos se enfocaron en mantener un juego ofensivo, cuando lo competitivo de los dos equipos podría haber derivado en un encuentro ríspido.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×