Gremio garantiza seguridad ante tensión por acusaciones

Gremio anunció que garantizará la seguridad del Cruzeiro, al que recibirá el miércoles en partido de vuelta por una de las Semifinales de la Copa Libertadores, tras la tensión provocada por las...
 Gremio anunció que garantizará la seguridad del Cruzeiro, al que recibirá el miércoles en partido de vuelta por una de las Semifinales de la Copa Libertadores, tras la tensión provocada por las acusaciones de racismo hechas contra Maxi López.
Río de Janeiro, Brasil (Reuters) -
  • López fue recibido en Porto Alegre como héroe por varios hinchas

El club Gremio brasileño anunció hoy que garantizará la seguridad del Cruzeiro, al que recibirá el miércoles en partido de vuelta por una de las Semifinales de la Copa Santander Libertadores, tras la tensión provocada por las acusaciones de racismo hechas contra el delantero argentino Maxi López.

El conjunto tricolor de Porto Alegre, en un inusual comunicado, informó que adoptará todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de la Delegación del Cruzeiro y de sus hinchas durante el partido del próximo miércoles entre ambos clubes.

La aclaración fue hecha ante el clima de guerra que ha surgido en algunos hinchas luego que el volante Elicarlos, jugador del Cruzeiro, denunciara ante la policía a López, atacante del Gremio, por supuestamente haberlo llamado "macaco" (mono), un insulto con connotación racista, en el partido de ida entre los dos clubes disputado el pasado miércoles en la ciudad de Belo Horizonte.

El Gremio "le asegura, reitera y garantiza al Cruzeiro y a sus hinchas que absolutamente todas las medidas de seguridad serán puestas en marcha la próxima semana en el partido decisivo de la Copa Libertadores", según la nota, en la que el club alega que siempre ha sido respetuoso con los adversarios "en los más diversos certámenes que disputó o disputa".

López tuvo que acudir a una comisaría de policía para defenderse de las acusaciones poco después de la victoria por 3-1 que el Cruzeiro consiguió sobre el Gremio en el partido de ida por la Semifinal de la Libertadores.

El argentino, que ha negado las acusaciones, fue recibido ayer en Porto Alegre como héroe por varios hinchas que le manifestaron solidaridad ante las acusaciones y que dejaron claro que el Cruzeiro no tendrá una estadía tranquila en la casa del Gremio.

Algunos dirigentes del Gremio contribuyeron con el ambiente negativo debido a que atribuyeron el incidente a una estrategia de los dirigentes del Cruzeiro para incentivar la rivalidad y amenazaron con adaptar represalias.

Las amenazas fueron hechas cuando la policía interceptó el autobús en que estaba la Delegación del Gremio en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte para obligar a López a acudir a la comisaría.

En su defensa ante la policía, el argentino alegó que el incidente se había limitado a una discusión normal dentro de la cancha y que no pudo haber hecho un insulto con una palabra que desconocía en portugués.

El incidente recordó al ocurrido en 2005 igualmente en un partido de la Libertadores y cuando el delantero Grafite, entonces jugador del Sao Paulo y hoy en el futbol alemán, acusó al defensa argentino Leandro Desábato, del Quilmes, de haberlo insultado con términos racistas, con la misma palabra "macaco" (mono).

Desábato fue arrestado y tuvo que pagar una fianza de cerca de 5.000 dólares y comprometerse a regresar a Brasil en caso de ser convocado por la justicia antes de que se le autorizara abandonar el país.

Algunas semanas después, Grafite retiró la acusación, algo de lo que, según ha admitido recientemente, está arrepentido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×