Evaden Sánchez y Alonso los abucheos

Vicente Sánchez e Iván Alonso jugaron como en sus mejores días en el Nemesio Díez, sólo que esta vez con la camiseta enemiga.
Pero fue Iván Alonso quien le dio vida al visitante con el empate.
 Pero fue Iván Alonso quien le dio vida al visitante con el empate.  (Foto: Notimex)
Estadio Nemesio Diez -
  • Ambos jugadores se reencontraron con muchos ex compañeros

Vicente Sánchez e Iván Alonso jugaron como en sus mejores días en el Nemesio Díez, sólo que esta vez con la camiseta enemiga.

Los ex jugadores del Toluca respondieron con goles el maltrato de la afición local, que sobre todo se ensañó con Alonso, a quien apenas vieron salir a calentar le lanzaron rechiflas y abucheos unánimes. El público aprovechó cada acercamiento de ambos ídolos caídos a las bandas para gritarles con signos de rencor.

Cuando Vicente buscó todavía durante el calentamiento a su ex compañero, Hernán Cristante, presente en el estadio como comentarista televisivo, los insultos aumentaron de decibeles, tal como sucedió cuando fue Alonso el que buscó al ex guardameta.

Esa actitud la repitieron antes del silbatazo inicial al pasar ambos a la banca local para llenarse de abrazos y saludos efusivos.

La mención de Alonso en el sonido local durante el anuncio de la alineación visitante provocó los gritos más intensos, que luego mutaron a cánticos como "¡Culero, culero!" y "¡Alonso, Alonso, chingas a tu madre... Alonso, Alonso…!".

Estos últimos cuando el uruguayo se atrevió a intentar rematar un cabezazo al final del primer tiempo, en el que todas sus intervenciones, por fallidas que fueran, eran abucheadas.

Pero en el vestidor, al medio tiempo, ambos jugadores parecieron ponerse el guante blanco porque fue esa su arma para responder.

Sánchez lo hizo con un doblete que dejó fría a la afición local que, para colmo de males, vio a su equipo en desventaja por el tanto de Alonso.

Al final, la euforia con que la banca visitante festejó el triunfo, incluso con termos lanzados al aire, caló hondo en el público escarlata, que respondió lanzando todo tipo de objetos. El portero Jorge Bava quiso encarar a la tribuna detrás de su arco, pero fue Alonso quien lo jaló para calmar los ánimos.

A pesar de la animadversión de la gente en el Nemesio Díez para con sus ex héroes, al final valieron más las respuestas futbolísticas de quienes alguna vez recibieron elogios en vez de rechiflas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×