EUA cimbra el puesto del Tri como el Gigante de la CONCACAF

¿Dónde está México?, preguntó Landon Donovan, y pocos podían responder porque con Rafael Márquez al frente intentaban desviar la atención de la derrota ante Estados Unidos con la amenaza de no ir...
 ¿Dónde está México?, preguntó Landon Donovan, y pocos podían responder porque con Rafael Márquez al frente intentaban desviar la atención de la derrota ante Estados Unidos con la amenaza de no ir al Mundial si quitan a La Volpe.

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Septiembre de 2005

¿Dónde está México?, preguntó Landon Donovan, y pocos podían responder porque con Rafael Márquez al frente intentaban desviar la atención de la derrota ante Estados Unidos con la amenaza de no ir al Mundial si quitan a La Volpe.

Ya sea por la antipatía que Donovan muestra al futbol mexicano o por la lealtad de Márquez hacia Ricardo La Volpe, debería buscarse y pronto una respuesta que explique dónde está México mientras Estados Unidos lo desplaza como el Gigante de la CONCACAF.

Si vemos la situación a través del cristal de Donovan, entonces se concluye que Estados Unidos está por encima, que los mexicanos tienen que callarse la boca y que, además, tenemos una generación sin argumentos para ser la potencia futbolística de la región.

La óptica de Rafa Márquez y sus compañeros nos lleva a suponer que la Selección de La Volpe es una gran familia feliz de cuentos de hadas, que están bien unidos y que la lucha contra los envidiosos y los enemigos los distrae de su objetivo principal, que es ser felices.

Tal vez, la realidad es que las amenazas de Rafa Márquez de no acudir a Alemania 2006 si corren a La Volpe son una manifestación de los problemas internos que desangran al futbol mexicano mientras otros crecen y cosechan frutos.

La calificación a Alemania es cuestión de tiempo y la continuidad de La Volpe en el cargo tampoco parece un problema porque nadie parece tener un razón deportiva válida para cortar antes de tiempo el proceso que comenzó en Octubre del 2002, aunque los dichos como los de Márquez son un ejemplo de que la Selección no puede tener tranquilidad y siempre está en la cuerda floja.

Si las palabras de Márquez estaban dirigidas a sepultar la vergüenza por la derrota ante Estados Unidos entre una polémica que parece estéril, el jugador del Barcelona español debió elegir mejor sus palabras porque provocaron un efecto contrario.

Hoy muchos se preguntan qué pasa en la Selección y en el futbol mexicano; porqué no se logra la tranquilidad tan necesaria para prosperar y recuperar su posición de gigante, un lugar que pasa por ganarle a Estados Unidos en su casa y en donde sea que jueguen.

Tal vez Márquez y sus compañeros como Antonio Naelson y Oswaldo Sánchez, tengan información privilegiada y sientan que el puesto de La Volpe corre peligro cuando los dueños del balón se reúnan este 6 de Septiembre para discutir el futuro de la Selección.

Ni Hugo Sánchez y su guerra personal contra La Volpe y su deseo de dirigir a México en un Mundial, ni el dueño de las Chivas, Jorge Vergara, que quiere que La Volpe se vaya, parecen tener la fuerza que tumbe al Técnico de su cargo de seleccionador.

Las pugnas desveladas cuando el Presidente de la Federación, Alberto de la Torre, se dijo víctima de un complot, y el trabajo de los directivos en estos años serán revisados por los dueños de los clubes en la junta de esta semana.

La Volpe parece firme y nadie en el futbol mexicano tiene la intención de querer cortar un proceso que, pese al tropiezo con Estados Unidos, marcha por el camino correcto para llegar al Mundial 2006 con jugadores que tengan futuro.

Al final de cuentas, la derrota ante Estados Unidos es dolorosa y más que generar controversias inútiles que le quiten importancia, los jugadores deben guardar la lengua, emplear el cerebro para pensar y los pies para jugar y responderle a Donovan dónde está México, aunque para esto tengan que esperar al Mundial de Alemania u otro ciclo mundialista.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×