Catálogo Tricolor sigue abierto para el 'Piojo'

Todos los matices posibles de la Selección Mexicana salieron a relucir esta noche ante Nigeria, donde el 0-0 fue el resultado más elocuente.
Todos los matices posibles de la Selección Mexicana salieron a relucir esta noche ante Nigeria, donde el 0-0 fue el resultado más elocuente.
 Todos los matices posibles de la Selección Mexicana salieron a relucir esta noche ante Nigeria, donde el 0-0 fue el resultado más elocuente.  (Foto: )
Estadio Georgia Dome, Atlanta, Estados Unidos... -
  • El cuadro de Miguel Herrera sufrió, dominó y se quedó a casi nada del triunfo
  • Guillermo Ochoa destacó por su buena actuación en el arco

Todos los matices posibles de la Selección Mexicana salieron a relucir esta noche ante Nigeria, donde el 0-0 fue el resultado más elocuente. Garra, paciencia para reaccionar y variantes ofensivas fueron las virtudes, desafortunadamente junto a los defectos que pueden ser mortales en un Mundial: descoordinación en la zaga, falta de solidez en el medio campo y, principalmente, escasa contundencia. El Tricolor se sometió al examen que por primera vez le hizo ver su suerte desde que Miguel Herrera está al mando y dejó ver que a menos de 100 días de la Copa del Mundo es apenas un equipo en construcción. Durante los primeros 20 minutos se vio abrumado y el único que podía sacar provecho de ello lo hizo sin desperdiciar un ápice de oportunidad. Guillermo Ochoa lució bajo los tres palos y seguramente le dificultó aún más la decisión al “Piojo” para elegir a su portero titular. Débil ante la fortaleza y pierna dura de los africanos, el cuadro esta vez anaranjado perdía balones con gran facilidad y sufrió de más. Pero no lo suficiente porque el guardameta del Ajaccio no sólo hizo gala de reflejos ante disparos a quemarropa, como el tempranero de Emmanuel Emenike, sino también de saber salir a tiempo para cortar embates con tintes de letales. El dibujo en extremo ofensivo de las Águilas Verdes fue un tapón para Paul Aguilar y Andrés Guardado en las bandas. Al esquema del “Piojo” le cortaron las manos y no quedaba más que empujar por la fuerza. Ahí se hizo fuerte el cuadro mexicano. Si los nigerianos fueron físicamente fuertes, los aztecas entraron por insistencia. Al inicio dubitativo, regalando balones infantiles, Márquez compuso el camino con un cabezazo que apenas desvió el arquero Vincent Enyeama, cuando poco antes Héctor Herrera había lanzado un zapatazo desde lejos para advertir que el Tri estaba presente. Oribe Peralta también coleccionó arribos, el más importante a la media hora de juego, cuando ganó un salto y prendió la pelota de volea para que pasara a centímetros del poste. El primer tiempo terminó con México plenamente dominador, papel que se confirmó en el complemento, cuando fue Nigeria el primero en reconfigurar su once al enviar a varios debutantes a la cancha. El “Piojo” tardó poco en hacer lo mismo y evidenciar dónde tiene las dudas: en el frente, donde Alan Pulido sustituyó a "Chicharito" como compañero de Peralta, en la central derecha con el “Maza” Rodríguez en lugar de Diego Reyes, así como en el medio campo, con Javier Aquino, Carlos Peña y Juan José Vázquez en los puestos que de inicio ocuparon Héctor Herrera, Luis Montes y Juan Carlos Medina. Aún así, el Tri mantuvo el control, Ochoa sólo fue requerido al inicio del complemento para responder con la misma eficacia, mientras Héctor Moreno se quedaba a centímetros de un cabezazo hacia las redes, Raúl Jiménez remataba apenas a un lado del arco y Pulido daba muestras de seguridad y confianza con disparos lejanos, potentes y peligrosos. Regularmente verde, alguna vez negro, esta vez anaranjada, la Selección Nacional dejó ver el vasto repertorio de matices en sus entrañas. Estará en el “Piojo” aprovechar el colorido y eliminar los manchones. Seguramente esas serán sus intenciones, sin embargo, el tiempo apremia. Aunque este duelo se disputó a 99 días de la Copa del Mundo, le quedarán sólo 5 partidos más antes del debut en Brasil para elegir un equipo, consolidarlo y darle colorido.

No te pierdas