Lo que haría yo ante Honduras

tratar de decir "¡Chepo, haz esto!", porque no es que estemos realmente capacitados para darle consejos a un profesional en una actividad a la que, de por sí, es muy complicado entrar.

Empecemos diciendo que, por más que se le critique y se le reclame, Chepo de la Torre sabe más de futbol que todos nosotros lectores y periodistas juntos. Llegar a ser técnico de la Selección Nacional no es cualquier cosa, aunque todos pensemos que lo podríamos hacer mejor que el de turno. Por algo sólo ha habido unos 20 en los casi 90 años que lleva de vida nuestro equipo nacional. Partiendo de esa base, es absurdo tratar de decir "¡Chepo, haz esto!", porque no es que estemos realmente capacitados para darle consejos a un profesional en una actividad a la que, de por sí, es muy complicado entrar. Pensémoslo así, ¿cuántos trataríamos de explicarle cómo aterrizar un avión a un piloto de la fuerza aérea? Sería francamente ridículo. Dicho esto, el futbol es un deporte fácil de entender en su superficie y que despierta pasiones y, como todos lo tenemos a la mano, resulta divertido especular con lo que podríamos hacer si estuviéramos en tal o cual lugar. Por ello, pensé que podría ser un buen tema decir qué haría yo si estuviera a punto de enfrentar el partido más importante de mi carrera. Hay que empezar diciendo que Chepo ya no hizo algo que para mí hubiera sido esencial: tener a Carlos Vela y Guillermo Ochoa en el equipo, fuera como fuera. Los dos mejores jugadores mexicanos en Europa, se quedaron en el viejo continente... en fin. Pero no están y es lo que hay, veamos qué se puede hacer con el resto. Primero que nada, dejaría muy claro que esto es borrón y cuenta nueva y asumiría la importante parte de responsabilidad que me corresponde en la complicada situación que se vive. Trataría de explicar a mis jugadores y a la afición que me equivoqué al basar mi juego en la precaución y la rigidez, y que si no hemos ganado no es por fallar las oportunidades de gol que generamos sino porque mi sistema no genera las oportunidades suficientes. Partiendo de ahí, construiría sobre la base de lo que se esbozó ante Japón en la Confederaciones y en el amistoso contra Costa de Marfil. Si vamos a morir, vamos a morir matando. Adiós Maza Rodríguez, gracias por participar, el lugar en la selección se gana por méritos, no por peso en el vestidor. Hola Diego Reyes, quien no sólo es más confiable sino que es mucho mejor en la salida. No convoqué a Miguel Layún, que era mi lateral más ofensivo, así que por esa banda no habrá mucho ataque, pero hay que sumar gente, así que pondría a Andrés Guardado en la posición en la que ha brillado en los últimos meses, la de lateral izquierdo y recorrería a Mier para defender con 3 cuando sea necesario. Adiós a los dos contenciones igualitos. Si hay que poner un recuperador puro, está bien. Salcido o Zavala pueden cumplir, pero el otro tiene que construir. Arce está mandado a hacer para el papel, pero el Chaco Giménez puede cumplirlo también. Poner a alguien más sería mandar el mensaje equivocado. Más adelante, Gio y Reyna serían intocables, y no descartaría respetar el gran momento de Aquino en el Villarreal. Además, con esos tres jugadores, sería posible intercambiar posiciones, y hacer mucho más imprevisible el ataque del Tri. En los últimos dos años, he seguido bastante el juego de la Real Sociedad, que es el equipo de moda en Europa, esencialmente porque ha sabido sacar el máximo de un plantel muy joven, rápido y talentoso. Si yo fuera técnico de México, por el tipo de jugadores que tenemos, basaría mi juego en el de los vascos, que esencialmente tiene, como premisas, la velocidad, la presión constante, el intercambio de posiciones y el contragolpe a la hora de la recuperación. Lo hace cuando juega contra un equipo más poderoso o contra uno más débil. En el futbol moderno no se tiene que ser defensivo para poder contragolpear, sino ser capaz de recuperar el balón cuando el equipo rival está desordenado y generar superioridad numérica con velocidad. Y más allá de consideraciones tácticas, trataría de dejarles dos cosas claras a mis jugadores. La primera que el partido va a ser difícil y que, si las cosas no empiezan bien, es posible que el público se ponga en contra. Hay que hacer ajo y agua y bloquear todo lo que suceda fuera del campo. Y la segunda, que hay que jugar con todo pero hay que tener en cuenta que el rival es inferior. ¿Quién es Honduras? ¿A quién le ha ganado? México fue bastante superior en la ida en San Pedro Sula y, jugador por jugador, no hay comparación. Que Carlo Costly siga siendo titular lo dice todo. El verdadero rival del Tri será el Tri mismo, no los 11 futbolistas de azul y blanco que tendrá enfrente. La polémica del centro delantero la dejé al final porque no me parece importante. Tanto Chicharito como Oribe tienen la capacidad para resolver el partido. Quienes especulan lo hacen por rating y para vender periódicos, porque no es el momento para debatirlo siquiera. Y lo último que haría sería repetirme, constantemente, aquella máxima de Albert Einstein "sólo un loco podría pensar que haciendo las mismas cosas obtendrá resultados diferentes". Como siempre, los invito a comentar en el mail de arriba, la sección de abajo y en www.twitter.com/martindelp. Y ahora, además, a dejar su pronóstico del resultado. Yo creo que México gana 3-0, sin sufrir de más.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas