2013... ¡Qué bueno que te acabaste! Que venga 2014

El año que acaba de terminar fue probablemente el peor en varias décadas para la Selección Mexicana.

El año que acaba de terminar fue probablemente el peor en varias décadas para la Selección Mexicana. Fue, en cierto sentido, una versión aún peor del infame 2001, en el que Enrique Meza había llevado al Tri a las puertas del fracaso, sólo para ser rescatado dramáticamente por Javier Aguirre en una remontada impresionante que lo vio ganar 4 de 5 partidos y terminar segundo en la Concacaf.

En este caso, no hubo salvador real. Es cierto, Miguel Herrera llevó a México a un triunfo cómodo en el Repechaje contra Nueva Zelanda, pero dado el paupérrimo nivel de los All Whites, puede afirmarse con cierta seguridad que una selección de la Liga de Ascenso reforzada habría salido victoriosa del trámite.

Pero 2013 no fue sólo un desastre dentro de la cancha sino fuera de ella. México tuvo cuatro técnicos durante la fase clasificatoria, sufrió una multitud de decisiones absurdas por parte de los directivos, padeció una campaña encarnizada de un sector de la prensa para culpar a los jugadores basados en Europa y generó imágenes descorazonadoras como los festejos tras el triunfo ante Panamá o después del gol de Estados Unidos que clasificó al Tri al Repechaje.

El año tuvo sus buenas noticias, como la buena actuación de la Sub-17 en el Mundial de la categoría, pero en general, a nivel internacional, sería mejor olvidarlo y concentrarse en 2014 que, por muchas razones, será más importante. 

¿Cuál será la prioridad para los próximos seis meses antes del Mundial? Reconstruir. Hasta ahora, y quitando el berrinche de la final, Miguel Herrera ha tenido los gestos correctos. Ha hablado de respetar una base y de que irán a Brasil aquellos que lo merezcan sin importar dónde y con quién jueguen, pero también ha expresado que buscará hablar con los “europeos”, para cerrar la herida y que todos puedan empezar de cero. Eso incluye, por supuesto, a Carlos Vela. Si el “Piojo” logra convencer al mejor jugador mexicano de volver al Tri, habrá dado un paso fundamental hacia la segunda ronda del Mundial. Si no, entonces ya no hay remedio con el jugador de la Real Sociedad y México tendrá que buscar alternativas.

Después, sea como sea y con los jugadores que considere necesarios, deberá armar un esquema que potencialice sus talentos y al que se puedan adaptar en unos cuantos juegos. En 2014 sólo hay una fecha FIFA antes de que las selecciones se concentren para el Mundial, y podrán jugar sólo unos cuantos amistosos en los días previos a la justa brasileña. No hay, entonces, nada de tiempo que perder.

Si Herrera consigue esos objetivos y clasifica a la segunda ronda de la Copa del Mundo, habrá que considerarlo entre los mejores técnicos mundialistas del Tri, dadas las circunstancias. Si no, será un fracaso, que puede ser catastrófico si México pierde los tres partidos o tan sólo moderado, si juega bien pero no consigue avanzar. A fin de cuentas, Roma no se construyó en seis meses.

Como siempre, los invito a comentar en la sección de abajo, el mail de arriba y en www.twitter.com/martindelp.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas