Vela y las 3 lecciones del triunfo de México ante Holanda

Nunca antes se le había ganado a un equipo top europeo como visitante

México consiguió un triunfo histórico ayer en Amsterdam. Nunca antes se le había ganado a un equipo top europeo como visitante, mucho menos al tercer lugar mundial.

La victoria fue, como podría esperarse, sufrida, y tuvo una dosis importante de suerte, pero a final de cuentas merecida, y nos permite obtener algunas enseñanzas importantes. Aquí van las tres que me parecieron más relevantes.

1.- Carlos Vela será fundamental para el futuro.

Le bastaron siete minutos al delantero de la Real Sociedad para dejar claro por qué un grupo importante de la prensa y afición pedíamos su regreso a la selección. Es, en este momento, el mejor jugador mexicano, no sólo por su capacidad de definición, sino por su visión de campo, su toque de balón y el excelente manejo de su cuerpo.

Es un delantero muy completo, que se convierte en la cereza del pastel de un equipo joven y muy esperanzador. Si Vela mantiene este nivel y jugadores como Herrera, Giovani, Jonathan y Tecatito mantienen su proyección, México tendría que ponerse como objetivo jugar un sexto o un séptimo partido en el Mundial, no sólo el quinto.

 2.- Aún hay muchas dudas en el aparato defensivo.

México ganó el partido, y lo hizo con justicia, pero los holandeses generaron muchas oportunidades y el resultado bien pudo ser distinto. Está claro que a Guillermo Ochoa le pesó la inactividad con el Málaga. Los dos goles fueron excelentes disparos, pero en ambos la sensación fue de que pudo haber hecho algo más. Dejó, además, un par de rebotes sueltos en el área y tomó un par de ángulos equivocados.Hizo dos muy buenas atajadas, eso sí, porque talento sigue teniendo, pero le urge regresar a la actividad.

Si a algún jugador se extrañó fue a Miguel Layún porque Adrián Aldrete dejó claro que no está para enfrentar a los mejores del mundo. Los centrales, por su parte, mostraron potencial, sobre todo Oswaldo Alanís, pero aún les falta –y mucho- roce internacional. Sólo Paul Aguilar se salvó de la crítica, aunque también tuvo un par de momentos de duda.

3.- Miguel Herrera mejora día con día.

Una de las críticas importantes al terminar el Holanda-México del Mundial 2014 fue la manera en que el técnico nacional echó al equipo para atrás tras anotar el gol. Más allá de polémicas y penales, el cambio de Giovani por Aquino fue el principio del fin para el Tri ese día en Fortaleza.

Ayer, “el Piojo” dejó claro que es un técnico inteligente y, aún más importante, que aprende de sus errores.Salió a la cancha con un planteamiento atrevido. Rompió su línea de cinco habitual y colocó a Diego Reyes como medio de contención, apostando a sofocar a Wesley Snejder y romper así el flujo holandés de pelotas hacia el frente. Le salió bastante bien.

Tras el empate, en lugar de buscar mantener el resultado, arriesgó. Sacó a un central, regresó a Diego a la defensa y puso al “Tecatito” Corona, que respondió con una asistencia a los treinta segundos. Después refrescó la delantera, que se notaba sin piernas. Quizá su único error fue dejar tanto tiempo a Aldrete, a quien Robben le hizo vivir un infierno, pero la entrada de Ponce terminó de solidificar esa zona y el famoso villano terminó siendo intrascendente en los últimos minutos.

Los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo y el www.twitter.com/martindelp.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas