Se busca héroe en Jamaica

Otra vez la Selección Mexicana llega a la capital del reggae pasando saliva. Una vez más el Tricolor necesita con urgencia ver a uno de sus guerreros disfrazarse de héroe.

Otra vez la Selección Mexicana llega a la capital del reggae pasando saliva. Una vez más el Tricolor necesita con urgencia ver a uno de sus guerreros disfrazarse de héroe.

¿De qué sirve que el técnico nacional asegure o no que México estará en el Mundial? Yo creo que es mejor que lo demuestren en la cancha.

El próximo martes, nuestra selección visitará a Jamaica con la necesidad de ganar. Nunca antes quedó mejor esa sobada frase de “El partido más importante es el que viene”.

Se enfrentan los dos coleros del Hexagonal, los dos que hoy no tendrían ningún chanche de ir a Brasil –ni con el repechaje-, con el detalle en la memoria reciente del mal trago que los jamaiquinos provocaron en su reciente visita al Estadio Azteca. Pero ojo que también de visita México ha podido resurgir.

Hace 12 años, el Tri llegaba moribundo a Kingston. Sólo una victoria le servía para seguir con pulso rumbo a Corea y Japón 2002. Era la nueva era, cuando Javier Aguirre relevó a Enrique Meza (ya había debutado el Vasco en la crucial victoria ante Estados Unidos con el gol de Jared –otro héroe que sí respondió-) y sabían que no cabían los pretextos, no había margen de error.

La Selección Mexicana arrancaba perdiendo (por un autogol cuando se tropezaron –producto de esa tensión- Heriberto Ramón Morales y Oscar Pérez). La histeria atacaba a la distancia a todos los aficionados mexicanos, pero también hizo hervir la sangre del “último de los mohicanos”.

Entonces desde la banca, se levantó ese personaje tan criticad como aclamado, y que tanto brilló siempre que vistió la Verde. Cuauhtémoc Blanco Bravo, venía de casi 11 meses de inactividad, la fractura del ligamento cruzado que le provocó Ansil Elcock lo había mandado al hule y era la primer vez que se calzaba unos botines después de esa salida tan dolorosa frente a Trinidad y Tobago en el Coloso de Santa Ursula.

Apenas recibió el alta médica levantó la mano y se subió al barco del Vasco y esa noche resurgió desde la banca para volver a pisar una cancha –sin miedos ni traumas postoperatorios- lleno de ilusión y gallardía, y sobre todo, manteniendo la calidad por la que brilló con la Selección Nacional.

Cuauhtémoc, entró de cambio e hizo lo que todos esperaban con los puños apretados: Primero, empató tras el gran desborde del “Cabrito” Arellano y la perfecta pantalla de Jared Borgetti, 1-1. Y después le dio vuelta a la tortilla (tras otro gran desborde de Jesús Arellano y rematando nuevamente a la altura del manchón penal para poner el 2-1 de la victoria mexicana). Así nomás. Como por arte de magia o producto de alguna historieta popular, como cuando “Chanoc” salía del río para estrangular al feroz tigre que asechaba al indefenso “Tsekub”. La historia después ya la sabemos, México fue a Trinidad y Tobago, Cuauhtémoc volvió a brillar y el Tri se instaló en esa nueva Copa del Mundo –de panzazo pero lleno de emoción-.

Bueno, algo así esperamos ya en esta Selección del Chepo. Un jugador diferente, o mejor dicho 11 guerreros que se quieran convertir en héroes.

Jamaica le supo jugar al Tri el pasado mes de Febrero, sorprendió y se llevó su premio (un histórico empate sin goles), pero nadie puede negar que este Tri tiene con qué ganarle a cualquiera de esta competencia.

Los “Reggae Boys” sufren con una defensa central titubeante –sobre todo tras la lesión de Nosworthy, uno de los titulares-. Carecen de gol (solo han convertido uno en los 3 partidos jugados) y por supuesto (y con todo respeto) no cuentan con la calidad individual o colectiva semejante a esta Selección Mexicana. Pero eso habrá que demostrarlo el próximo martes sobre el terreno de juego.

El Chicharito ya convirtió en esta eliminatoria y deberá reiterarlo en los próximos dos partidos. Giovani viene de la temporada de mayor regularidad de su carrera con el Mallorca. Guardado demostró (en el primer tiempo ante Honduras) que mantiene intacta la calidad, velocidad y desequilibrio, pero tiene que dejarlo patente cada que pisa el césped. Salcido si es un líder. 'Maza' y Reyes vienen en lo más alto después del Campeonato con las Águilas y la euforia nacional generalizada. Héctor Moreno se salvó con el Espanyol y demostró a los catalanes que sí da el ancho para cualquier reto europeo. Y de la portería ni qué decir, el que juegue será el mejor (Corona viene en plan monstruoso y a Memo ahora sí se lo pelean 2 ó 3 clubes de mejor nivel en el Viejo Continente).

México tiene que festejar en Kingston y ver a más de uno vestirse de héroe. Prohibido no ganar en Jamaica, y por mí, mucho mejor que el Chepo no lo asegure ahora para así verlo reflejado en la cancha. PD. No puedo ignorar el tema central de esta semana. Una felicitación sincera al América por el Título de Liga. Al nuevo equipo Águila en donde jugadores y entrenador demostraron que no necesitaban haber nacido en el Nido para saber lo que eran esos colores y el reto para hacerse grandes. Una Final emocionante –que es lo que más agradece cualquier aficionado en el mundo- y que dejó un aroma a puro futbol, otra vez, porque es el deporte que más nos gusta.

Y ya que estamos en esas. ¿Qué tal una cereza en el pastel para los de Coapa? Hablando del héroe al que destaqué en mi comentario. ¿Porque no ver a Cuauhtémoc Blanco despedirse con el uniforme que más quiere? Como ya lo han hecho antes otras –no muchas- figuras emblemáticas de nuestro balompié. El mismo Miguel Herrera se acordará porque fue participe de una de estas despedidas, cuando hace diez años registró en su entonces plantilla azulgrana al que antes había escrito muchas páginas doradas los Potros de Hierro. Félix Fernández fue titular en ese partido entre el Atlante y el Atlas del mes de Enero del 2003 para decir adiós, tan solo con 19 segundos en el terreno de juego, suficientes para cerrar con fidelidad y categoría el lazo entre un héroe y su agradecido equipo.

Los invito a la comunicación en twitter @guzmanjuegue

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas