Previo México-Trinidad y Tobago... Por un paso más al Mundial

El boleto a la máxima justa futbolística del orbe está a la vuelta de la esquina. La selección mexicana ha sido ampliamente efectiva a lo largo del Hexagonal Final. Su funcionamiento sobre el...
El boleto a la máxima justa futbolística del orbe está a la vuelta de la esquina. La selección mexicana ha sido ampliamente efectiva a lo largo del Hexagonal Final. Su funcionamiento sobre el terreno de juego no necesariamente es agradable; sin embargo, n
 El boleto a la máxima justa futbolística del orbe está a la vuelta de la esquina. La selección mexicana ha sido ampliamente efectiva a lo largo del Hexagonal Final. Su funcionamiento sobre el terreno de juego no necesariamente es agradable; sin embargo, n

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Universitario. Miércoles 8 de junio de 2005 a las 19:00 hrs.

El boleto a la máxima justa futbolística del orbe está a la vuelta de la esquina. La selección mexicana ha sido ampliamente efectiva a lo largo del Hexagonal Final. Su funcionamiento sobre el terreno de juego no necesariamente es agradable; sin embargo, nada puede criticársele, pues los números indican un camino directo y sin mayores contratiempos rumbo a la Copa Mundial Alemania 2006. Ricardo La Volpe y sus pupilos lucen más seguros que nunca en torno a sus posibilidades de competir en suelo teutón el año entrante. El rival, Trinidad y Tobago, entregó sus ilusiones y deseos a Leo Beenhakker, quien deberá aprovechar el conocimiento que tiene del balompié azteca para buscar sorprender en San Nicolás de los Garza. Lo obvio es el triunfo de México. Cualquier otro resultado será oro molido para la escuadra caribeña.

El optimismo se respira en la oncena tricolor. El sobresaliente desempeño del conjunto verde a lo largo de las eliminatorias provoca tranquilidad y esperanza. Los rivales lejos están de entrañan mayor dificultad, eso se conocía de antemano. No obstante, cumplir con el trámite y evitar excesos de confianza significan dos grandes virtudes de nuestra representación nacional. No han sido pocas las ocasiones en las que un partido aparentemente de rutina termina complicándose en extremo. La seriedad con la que se ha enfrentado la ronda clasificatoria es digna de reconocimiento, y no tan fácil de lograr como se asegura en distintos sectores del medio balompédico.

Cuando el objetivo final radica en alcanzar el pasaporte a determinada competencia, el espectáculo sale sobrando. Hace apenas unos días, México se impuso a Guatemala sin grandes argumentos. El equipo azteca se limitó a explotar las carencias del rival y a sobrellevar el paso de las hostilidades. El resultado matemático fue claro e indiscutible. La consecución de las tres unidades nos encamina a una clasificación prematura. El quehacer futbolístico puede tener muchos defectos, incluso más de los presupuestados. De cualquier manera, no hay nada como sumar para facilitar el proceso de ensamble. La tarea del presente es ganar como sea. Ya mañana, con el sello mundialista en la frente, el cuadro de La Volpe estará obligado a demostrar que tiene las armas suficientes para derrotar a las principales potencias.

Trinidad y Tobago  revivió tras la victoria obtenida frente a Panamá. El posible acceso a la Copa Mundial 2006 lucía a una distancia significativa de los caribeños, que hasta antes del duelo del fin de semana pasado, registraban un punto en tres cotejos disputados. La victoria en Puerto España modificó claramente el panorama y encarnizó la batalla por el tercer sitio de la Concacaf. El primero y el segundo están dados a priori para México y Estados Unidos, respectivamente.

En el banquillo trinitario está un hombre tan experimentado como Leo Beenhakker. No faltan quienes aseguran que el técnico holandés sólo se interesó en el proyecto por el dinero que hay inmerso. Esa pudo haber sido una razón de peso. Sin embargo, ya con el reto sobre la espalda, el hombre de los cabellos dorados no inició mal y guió a su equipo a la consecución de un triunfo que trajo consigo oxigeno y entusiasmo. Si logra el ansiado boleto, la isla entera se pondrá a sus caprichosas ordenes.

El duelo se inclina claramente a favor de la representación mexicana. Será cuestión de tiempo para que los nuestros abran el marcador. Las complicaciones podrían aparecer si México no es capaz de romper la paridad en los cartones durante la primera mitad del cotejo.

ALINEACIONES PROBABLES:

MÉXICO: 1 O. Sánchez, 16 M. Méndez, 2 A. Galindo, 5 R. Osorio 3 C. Salcido, 21 J. Lozano 20 J.P. Rodríguez, 22 L. Pérez, 7 A. Naelson, 17 F. Fonseca Y 9 J. Borgetti. DT R. Lavolpe.

TRINIDAD Y TOBAGO: 1 J. Kelvin, 3 J. Avery, 4 A. Marvin, 5 C. Atiba, 6 L. Dennis, 8 B. Christopher, 9 W. Aurtis, 11. E. Carlos, 15 J. Kenwyne, 18 T. Densil y 19 D. Yorke. D.T. Leo Beenhakker

[mt]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×