El Tri Sub-17 se prepara en lo físico y académico

Juegan futbol. Son seleccionados nacionales. Este deporte es su pasión, pero están conscientes de la necesidad de continuar sus estudios para cursar a futuro una carrera académica, pues no siempre...
Juegan futbol. Son seleccionados nacionales. Este deporte es su pasión, pero están conscientes de la necesidad de continuar sus estudios para cursar a futuro una carrera académica, pues no siempre dedicarán su vida al soccer.
 Juegan futbol. Son seleccionados nacionales. Este deporte es su pasión, pero están conscientes de la necesidad de continuar sus estudios para cursar a futuro una carrera académica, pues no siempre dedicarán su vida al soccer.

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Junio de 2005

Juegan futbol. Son seleccionados nacionales. Este deporte es su pasión, pero están conscientes de la necesidad de continuar sus estudios para cursar a futuro una carrera académica, pues no siempre dedicarán su vida al soccer.

Con el boleto asegurado al Campeonato Mundial Sub-17 Perú 2005, tras ganar la eliminatoria disputada en Culiacán, Sinaloa, tienen poco tiempo para atender su escuela por acudir a las concentraciones del representativo mexicano.

Comenzaron a trabajar desde el 14 de Junio y seguirán hasta Septiembre próximo, de martes a jueves cada semana, cuando deberán partir hacia Perú para defender la casaca nacional.

Varios de los 25 elementos con que entrena el director técnico de la Sub-17, Jesús Ramírez, aseguran que están dedicados por ahora completamente al futbol, ilusionados en acudir a tierras incas para jugar un Mundial, pero conscientes de que no deben dejar a un lado los estudios por el bien de su futuro.

Enrique Esqueda, del América, lleva casi año y medio en el proceso con Jesús Ramírez. Tiene claro que posterior al balompié, dedicará sus horas a la pediatría porque "mi abuelo fue doctor y me encantan los niños".

Antes que ello debe terminar sus estudios y quiere entregarse a un deporte que lo apasiona. Incluso lo hace olvidarse de la nostalgia que siente por vivir lejos de sus padres, quienes radican en Querétaro.

Con una playera del América que denota el orgullo que siente por pertenecer al actual campeón del balompié azteca dice: "Primero que nada jugar futbol es mi pasión. Entonces si llega un momento en que me olvido de mis papás y me dedicó 100 % al futbol".

Revela que atravesó momentos difíciles para combinar dos tareas a la vez hace poco. "Antes de viajar al premundial fue complicado porque todos estábamos estudiando y se nos dificultaba (ir a las concentraciones), pero ahora no debemos preocuparnos por eso, estamos muy metidos aquí. Siento que todo va a su tiempo".

Queretano de nacimiento tiene trazadas sus metas. "Lo primero para mí es jugar futbol, pero tengo que llevar mis estudios para, por si acaso no se hace algo aquí, tener una carrera para mantenerme".

Desea proseguir sus estudios para graduarse en un futuro, pero sin despedirse de las canchas. "Lo tengo muy claro, quiero ser doctor. Alguna disciplina? Pediatra. Me gustan los niños y mi abuelo fue pediatra, así que me gusta esa especialidad".

Para seguir en la selección cuenta con el apoyo de su familia, pero extraña el cariño de sus padres, a quienes "llevaba 6 meses sin ir a visitarlos a Querétaro y en las vacaciones que me dieron recién en América, acabando la temporada me fui y estuve con ellos, y las otras dos regresé para estar en contacto con la selección".

Este joven, quien se desempeña de medio de enlace, agrega: "Soy de Querétaro. Vivo aquí (en el Distrito Federal) con mi abuela y la verdad es que sí extraño mucho a mis papás, porque por todo el apoyo que me dieron ahora me hace falta. No es lo mismo vivir con tu abuela y recibir su apoyo que el de tus papás".

Otra situación vive César Eduardo Villaluz Martínez. "Por lo mismo de las concentraciones buscaré ir a una escuela abierta para combinar los turnos, porque sí es muy poco el tiempo el que tenemos por la preparación hacia el mundial (de Perú). Quiero buscar la forma para poder seguir mis estudios".

Procedente del Cruz Azul, el joven confiesa: "Hasta ahora llevo estudiado hasta el segundo grado de preparatoria y pienso acabarla. Ya después pensar con calma una carrera que también convenga y terminarla".

Quien también se desempeña como medio de enlace, afirma que hasta ahora no ha recibido presión de sus familiares para que tome sólo un camino, el deporte o sus estudios.

"Presión no existe porque he tratado de compaginar mis estudios con el futbol, y sí puedo con la escuela, aunque ahora no porque hay que estar más tiempo acá con la selección". Cabe recordar que el Tri clasificó al Mundial Perú 2005 para cadetes y ganar un puesto entre los 18 jugadores que sean elegidos para ir es una meta de todos.

Afirma que para continuar su desarrollo en ambas líneas de su vida recibe "todo el apoyo que una familia da, moralmente, de todo".

Aunque el contacto con sus seres queridos se ha reducido a últimas fechas afirma: "El tiempo que estoy aquí con la Selección trato de dar lo máximo, y cuando voy con mi familia, el tiempo que sea, ya sea un día o unas horas trato de aprovecharlo".

Villaluz Martínez anhela compaginar su vida y el futbol por largo tiempo. "Llevo el proceso desde la Sub-15, fui al premundial (de Culiacán, Sinaloa) y gracias a Dios calificamos a la copa del mundo, y lo que pretendo es seguir aquí hasta el mundial de Perú y seguir trascendiendo en las diferentes Selecciones".

En tanto, José Silverio Rochi Guzmán, guardameta, tiene otra perspectiva de la vida. Seguro de que hay tiempo para todo, considera respecto a la combinación de dos carreras, la deportiva y la académica, que sí es posible realizarlas si existe orden en la persona.

"Tiempo para estudiar?. Ya es de cada quien, aquí es de querer. Yo estudio la prepa abierta, estudio por las noches. Cuando puedo presento mis exámenes y ahí voy, me la llevo ligera pero ahí la llevo. Siento que hay tiempo para todo".

Procedente del equipo Puebla señala: "Aproximadamente estoy cursando el cuarto semestre y me faltan pocas materias por presentar".

Este arquero tiene fijo en la mente que hará en los siguientes años de su vida. "Primero quiero acabar la prepa, antes que otra cosa es el papelito en mano. Y luego, en dos años estar en el puro futbol, y más adelante me gustaría estudiar administración de empresas".

Su perspectiva de la situación proviene del apoyo que recibe de sus seres entrañables, quienes no lo han presionado. "Al contrario, hay mucho apoyo por parte de mis padres, de mis abuelos. Ellos me apoyan al cien por ciento, pero claro que también me exigen el estudio".

Explica que en cierta manera está condicionada su participación en el balompié, aunque niega -eso sí- que esté obligado a sacar un promedio mínimo en la escuela para seguir con la Selección.

"Hay apoyo para estar en el futbol, para los viajes, las concentraciones, pero siempre y cuando no deje el estudio, porque es lo que me va a sacar adelante en un futuro ¿Buenas calificaciones? No, es 100 % futbol y 80 % estudio, pero compaginar los dos", es el mensaje de sus padres.

Sobre la distancia obligatoria que guarda con sus padres por trabajar períodos largos concentrado con la selección en el inicio de su carrera apunta: "Creo que ya estamos acostumbrados, tanto ellos como yo, el tiempo que estoy con ellos es muy corto y cuando estoy cerca trato de estar al 100 % ".   [ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×