El Tri jugará el Mundial sin complejos

A la Selección Mexicana le costará trabajo colocarse entre los 8 mejores en la Copa Mundial de Alemania, pero si juega como sabe, podrá tutearse sin complejos con los grandes y eso dejará un buen...
A la Selección Mexicana le costará trabajo colocarse entre los 8 mejores en la Copa Mundial de Alemania, pero si juega como sabe, podrá tutearse sin complejos con los grandes y eso dejará un buen sabor de boca.
 A la Selección Mexicana le costará trabajo colocarse entre los 8 mejores en la Copa Mundial de Alemania, pero si juega como sabe, podrá tutearse sin complejos con los grandes y eso dejará un buen sabor de boca.

MEDIOTIEMPO | Agencias10 de Abril de 2006

  • En los últimos años, los mexicanos no han asimilado su nivel inferior a brasileños, alemanes o ingleses

A la Selección Mexicana le costará trabajo colocarse entre los 8 mejores en la Copa Mundial de Alemania, pero si juega como sabe, podrá tutearse sin complejos con los grandes y eso dejará un buen sabor de boca.

Al Técnico Ricardo La Volpe podrán reclamarle su arrogancia con los medios, su poca habilidad para explicarse y apostar demasiado a sus jugadores de confianza, pero tiene un mérito: ha integrado un equipo con prioridad en el trabajo de grupo, algo imprescindible en un país con pocos jugadores en ligas extranjeras.

La Volpe, un estudioso del futbol, ha diseñado su esquema de juego con la previsión de los ajedrecistas. Desde hace 4 años planeó el trabajo a futuro y hoy tiene un conjunto que ya el año pasado hizo pasar sustos a los mejores del mundo .

No es casual que varias personalidades del futbol, incluido el brasileño Pelé, uno de los 2 mejores jugadores de la historia, señalen a México como el posible equipo sorpresa del Mundial.

En los 2 últimos años, los mexicanos vencieron en partidos oficiales a Argentina y Brasil, y ante Alemania cayeron en el 2005 en una prórroga, lo cual habla de la competitividad del equipo.

El Técnico ha sido criticado por dejar fuera a uno de los futbolistas mexicanos de más talento, Cuauhtémoc Blanco.

Al delantero del América le sobra calidad, pero su acoplamiento al grupo fue lento y baja su disposición de sobrepasar su ego, lo cual lo llevó a ser sacrificado.

Tal vez La Volpe no lleve a los 23 mejores jugadores del país, pero los que van al Mundial tienen calidad y son quienes mejores dominan el concepto sugerido por el entrenador, lo cual garantiza que serán fieles a su esquema de proponer los partidos y no achicarse ante los grandes.

Sin embargo, el ruido causado por la lista final de jugadores ha dejado en el olvido el tema del punto débil de México en la era de La Volpe: perdonar a rivales de menos trayectoria.

En los últimos 4 años, México fue capaz de imponerse a varios de los mejores del mundo, sin embargo le costó trabajo mostrar superioridad ante equipos que no figuran como potencias, entre ellos Panamá, con el que empataron un duelo en la eliminatoria, o Trinidad y Tobago, con el que perdieron un juego.

Aplastar a los débiles para hacerse respetar es una necesidad que tiene la Selección Mexicana ahora más que nunca porque en las eliminatorias dos de sus rivales son poco considerados en el ranking de naciones, Irán y Angola.

México deberá ir juego por juego, mostrar un futbol sin fisuras ante iraníes y angoleños porque sólo así tendrán acceso a los Octavos de Final, fase a partir de la cual tendrán la motivación de jugarse la vida ante favoritos como Argentina y Holanda, a quienes podría enfrentarse.

Sin cracks como el brasileño Ronaldinho o el francés Thierry Henry, México será fuerte por la unidad, no de sus 11 hombres en la cancha, sino la de sus 23 porque será un equipo en el que titulares y suplentes deberán desplegar un juego muy parejo.

En los últimos años, los mexicanos no han asimilado su nivel inferior a brasileños, alemanes o ingleses. Eso los hará muy peligrosos, siempre y cuando a la hora buena jueguen como saben.   [EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×