Futbol y TV: exposición recrea "love story" entre almas gemelas

El Museo del Cine de Berlín abrió hoy la exposición "Tor!: Fussball und Fernsehen" ("¡Gol!: Futbol y TV"), una muestra plagada de guiños internos al aficionado, que recrea la "love story" entre...
 El Museo del Cine de Berlín abrió hoy la exposición "Tor!: Fussball und Fernsehen" ("¡Gol!: Futbol y TV"), una muestra plagada de guiños internos al aficionado, que recrea la "love story" entre esas 2 almas gemelas y complementarias.

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Mayo de 2006

  • No busca vínculos contra natura entre el futbol y cualquier otra cosa

El Museo del Cine de Berlín abrió hoy la exposición "Tor!: Fussball und Fernsehen" ("¡Gol!: Futbol y TV"), una muestra plagada de guiños internos al aficionado, que recrea la "love story" entre esas 2 almas gemelas y complementarias.

Los rostros tensos de Franz Beckenbauer y resto de Selección Alemana, frente a los de Johan Cruyff y colegas de la holandesa, ante la Final del Mundial 1974 abren la exposición, incluida en el programa cultural del Mundial 2006.

Siguen algunas joyas de la historia de las transmisiones, como los 3 últimos minutos de la Final de la Champions League de 1999 entre Bayern Munich y Manchester United, en Barcelona, en que los bávaros pasaron de ganar 1-0 a perder 1-2.

Entre los monitores dispuestos en la sala está uno que recuerda los apuros de 2 comentaristas por llenar el espacio, en la Semifinal de la Champions League de 1998 entre Borussia Dortmund y Real Madrid, en que fue necesario buscar una portería de recambio por "avería" de la titular que había sido derribada por los ultrasur.

La gran estrella, sin embargo, es el recientemente fallecido George Best, teóricamente el hombre más sexy que ha dado el futbol, convertido en protagonista en exclusiva de un film experimental rodado por Helmuth Costards.

Durante 100 minutos la cámara le sigue a él y sólo a él. Se asiste al partido entre el Manchester y Coventry City, de 1970, a través de Best, sea cuando marca un gol, sea cuando no hace nada.

"El film tuvo una resonancia desigual: a algunos les pareció genial. A otros, menos", reconocía en la presentación Werner Grassmann, Productor del prodigio.

"A mí, que me aterrorizan las mujeres y las cámaras, me hubiera sido imposible jugar así", añadió Hans Tilkowski, el guardameta en el legendario y nunca aclarado "Gol de Wembley", en la Final Inglaterra-Alemania de 1966.

"No es un repaso exhaustivo de la historia de las transmisiones. Sólo evoca sensaciones, momentos míticos", explicó la Comisaria de la muestra, Petra Schlie, para quien la decisión de si en Wembley hubo o no gol es una "cuestión de fe", que no podrá resolverse ni visionando centenares de veces la misma escena.

La muestra es pequeña y el espacio demasiado limitado para englobar la historia, pero Schlie tuvo el acierto de elegir momentos mágicos de todo lo que envuelve el futbol y la televisión.

A modo de crónica, repasa en 4 párrafos la historia de los Mundiales y cómo las transmisiones influyeron en su morfología -y dice, por ejemplo, que para el de Argentina, en 1978, se modelaron ya los estadios contando en cómo darían en televisión-.

Recorre, en apenas 8 monitores, otros tantos ejemplos de programas futbolísticos y estilos de todo el mundo -como "El Rondo", de Televisión Española, "Globo Esporte", de la brasileña Globo TV, o "Quelli che il calcio", de la Rai, con su despliegue de chicas-.

También incide en el multimillonario negocio de la publicidad, con un Beckenbauer comiendo sopa Knorr, en 1966, preludio del "Káiser" y Presidente del Comité Organizador del Mundial 2006 de hoy, omnipresente hombre anuncio en los medios alemanes.

Y, por supuesto, muestra un par de ejemplos -la Final Brasil-Alemania de 2002 y antecedentes- cómo se preparan las transmisiones, reparto de papeles entre comentaristas, etc.

A diferencia de otros eventos del programa cultural del Mundial -que incluye espectáculos, ciclos poéticos, sociológicos o gastronómicos-, no busca vínculos "contra natura" entre el futbol y cualquier otra cosa, sino que aborda fenómenos gemelos.

Para colmo de hermandades, el Museo del Cine forma parte del SonyCenter, un complejo de nuevos edificios tocados por una espectacular cúpula inclinada, punto de encuentro para transmisiones multitudinarias en pantalla gigante. Ideal para darse una vuelta, entre partido y partido del Mundial.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×