Aficionados mexicanos viven gran fiesta en el duelo del Tri

Fue una fiesta mexicana. El ambiente, la comida, la afición, por lo que los más de 50 mil aficionados tuvieron la oportunidad de divertirse con "la ola mexicana".
Fue una fiesta mexicana. El ambiente, la comida, la afición, por lo que los más de 50 mil aficionados tuvieron la oportunidad de divertirse con "la ola mexicana".
 Fue una fiesta mexicana. El ambiente, la comida, la afición, por lo que los más de 50 mil aficionados tuvieron la oportunidad de divertirse con "la ola mexicana".

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Mayo de 2006

  • Algún sector del público coreó el nombre de Cuauhtémoc Blanco

Fue una fiesta mexicana. El ambiente, la comida, la afición, por lo que los más de 50 mil aficionados tuvieron la oportunidad de divertirse con "la ola mexicana".

Olor a tacos de carne asada, de cerdo, pollo, burritos y tamales, inundaban el aire cercano al Rose Bowl, aunque pasada la reja de acceso estos olores se mezclaban con las tradicionales hamburguesas, pizzas y hot dogs, tan propios de la dieta estadounidense.

Pero los colores verde, blanco y rojo, y decenas de águilas posadas sobre un nopal aparecían por doquier, y apenas salió el Tri a calentar la gritería no cesó, para poner a prueba un decibelímetro.

El cuadro mexicano fue recibido con una fuerza especial, como si los 10 años sin jugar en este escenario se hubieran acumulado, y previo al silbatazo de Terry Vaughn volvió a encenderse la mecha.

Un azteca con gran penacho hacía algunas ceremonias cercano a la tribuna, como si alejara los malos espíritus para que el Tri tuviera una buena actuación, y además se fuera con buenas vibras hacia la Copa del Mundo Alemania 2006.

Mientras la afición le respondía con los "aplaudidores" que se repartieron por cientos en cada puerta del estadio por parte de una empresa de telefonía celular estadounidense, de la que Pavel Pardo es imagen de la misma.

La mexicana Pilar Montenegro entonó, sin perder la letra, el Himno Nacional Mexicano, con un vestido azul cielo, y volvió a salir a cantar un par de canciones al medio tiempo, aunque tenía preparado su mayor espectáculo a la conclusión del partido.

Fuegos artificiales con los colores de la bandera mexicana iluminaron el cielo, mientras los jugadores de México y Venezuela se formaban para el arranque del partido.

Como parte de la fiesta en el sonido local la alineación de Venezuela fue dada sin pausa, en tanto que el público pudo aplaudir el nombre de cada uno de los mexicanos titulares, y apenas a unos segundos de terminar de escucharse un sector de la afición empezó a gritar "Cuauhtémoc, Cuauhtémoc", como para pedir la presencia del atacante americanista en el Tri. 

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×