Varios niños estuvieron atentos al trabajo del Tri en el CAR

Las únicas caras sonrientes hoy afuera del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la Federación Mexicana de Futbol fueron las de cuatro niños, que se la pasan de aquí para allá, corre que corre...
 Las únicas caras sonrientes hoy afuera del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la Federación Mexicana de Futbol fueron las de cuatro niños, que se la pasan de aquí para allá, corre que corre detrás de cada auto que sale o se acerca a las instalaciones.

MEDIOTIEMPO | Agencias8 de Mayo del 2006

  • Ya comienzan a conocer los autos de los integrantes del Tri
  • Los carros de los atlantistas son los más conocidos por ellos

Las únicas caras sonrientes hoy afuera del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la Federación Mexicana de Futbol fueron las de cuatro niños, que se la pasan de aquí para allá, corre que corre detrás de cada auto que sale o se acerca a las instalaciones.

Se conocen al dedillo en qué vehículo llega o se va cada uno de los integrantes del Atlante, y ahora que la Selección Mexicana lleva casi un mes de concentración en el CAR con miras al Mundial de Alemania 2006, ya empiezan a conocer los autos de los integrantes del Tri.

No importa que el sol caiga a plomo y sin cuidarse de que dos o tres microbuseros de los que cubren la ruta Huipulco-Verde Valle pasen de repente como si no hubiera coches estacionados o grupos de personas en la calle en busca de entrar al CAR.

Aunque la puerta del centro de entrenamiento de la selección permanece cerrada todo el tiempo, el mayor de ellos, de nombre Andrés, se asoma por un resquicio y con sólo ver el coche que se acerca a la salida pone en alerta a los demás: "Ahí viene (Federico) Vilar!", "Ahora es Diego Ramírez!", "Ahí viene el "Pato" (Patricio Galaz)!.

Los jugadores del Atlante salen uno a uno en sus autos tras conocer cuando deberán regresar a los entrenamientos, a mediados de junio, luego de su eliminación en la Liguilla del Clausura 2006.

Más de una vez se escucha la pregunta "¿Niño, tú no vas a la escuela o qué?" y la respuesta es tan natural: "Hoy no hubo clases", pero seguramente hace mucho o quizá nunca han pisado un salón, pues se les ve por aquí muy seguido, tanto por la mañana como por la tarde.

Los cuatro chiquitines se acercan a las ventanillas de los autos y con una inocencia enorme tutean y piden una playera de juego a los futbolistas, aunque el máximo trofeo que consiguen son autógrafos de uno que otro jugador que se detiene, luego de que éstos respondieron a las preguntas de los periodistas.

Cuando personal de prensa de la FMF sale a la puerta del CAR para informar que no habrá acceso para entrevistas con los jugadores de la Selección, que se prepara para el partido de despedida el próximo viernes contra Congo en el estadio Azteca, los niños también se acercan para saber qué pasa y preguntan si podrán entrar, permiso que es denegado.

Luego de escuchar las explicaciones que el personal de prensa da sobre la cancelación para que el Tri atienda a poco más de un centenar de medios de comunicación y las quejas de éstos por no haber recibido un aviso de que no habría posibilidad de ingresar, los cuatro amigos "echan aguas" para una rápida evacuación de los vehículos estacionados a la salida del CAR, en busca de ganarse unas monedas.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×