Los 'Socceroos' quieren tomar el Mundial como trampolín

El futbol australiano espera dar un paso decisivo en el Mundial de Alemania para crecer en un país donde el rugby es el deporte rey, y para ello se han puesto en manos de un consumado especialista...
El futbol australiano espera dar un paso decisivo en el Mundial de Alemania para crecer en un país donde el rugby es el deporte rey, y para ello se han puesto en manos de un consumado especialista como el holandés Guus Hiddink.
 El futbol australiano espera dar un paso decisivo en el Mundial de Alemania para crecer en un país donde el rugby es el deporte rey, y para ello se han puesto en manos de un consumado especialista como el holandés Guus Hiddink.

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Junio de 2006

  • Tras la igualada ante Holanda despiertan expectativas

El futbol australiano espera dar un paso decisivo en el Mundial de Alemania para crecer en un país donde el rugby es el deporte rey, y para ello se han puesto en manos de un consumado especialista como el holandés Guus Hiddink.

Desde su primera participación en una fase final, el futbol australiano ha dado un salto importante que esperan consumar gracias a la experiencia de un brujo como Hiddink, que ya ha avisado de que no quieren ser meros espectadores en Alemania.

El empate logrado por los "Socceroos" anoche ante Holanda (1-1) ha provocado una ola de optimismo y de alabanzas, no sólo entre la prensa australiana, sino que también llevó al seleccionador holandés, Marco Van Basten, a hablar de un "súper equipo australiano".

"Los Socceroos demostraron que pueden mezclarse con los mejores del mundo", titula hoy el diario "The Daily Telegraph", mientras que el "Sydney Morning Herald" pide que "traigan al resto del mundo".

La Federación Australiana quiere aprovechar el evento para que el futbol crezca en el país del rugby.

"Necesitábamos un evento que permita a los australianos sentirse orgullosos de su equipo y el Mundial es este escaparate", afirmó el responsable de mercadotecnia de la Federación Australiana.

Para ello, el combinado de Hiddink tendrá que convertirse en una de las sorpresas de la competición, pese a que está encuadrada en un Grupo complicado, junto a Brasil, Croacia y Japón.

El seleccionador holandés ya demostró hace 4 años que puede conducir a un conjunto inesperado hasta cosas importantes. En Corea del Sur todavía se recuerdan los méritos del hombre que logró la cuarta plaza en 2002, la mejor clasificación de un equipo asiático en toda la historia.

Se convirtió en un héroe nacional, pese a que perdió el partido por el tercer puesto contra Turquía.

Para Hiddink, Australia será la tercera Selección que le dé su confianza para dirigir un Mundial, una competición que se le da particularmente bien.

En 1998 estuvo a los mandos de Holanda, Selección a la que logró clasificar para Semifinales, donde fue derrotada por la anfitriona Francia. Finalmente, cayó derrotada en la lucha por el tercer puesto contra Croacia.

Con 3 fases finales al frente de 3 selecciones diferentes, Hiddink va camino de alcanzar al serbio Bora Milutinovic, que dirigió a México en 1986, Costa Rica en 1990, Estados Unidos en 1994, Nigeria en 1998 y China en 2002.

Con Australia su primer reto será lograr el primer triunfo de los "Socceroos" en una fase final, puesto que en su única participación hasta ahora, en 1974, sólo lograron un empate contra Chile, mientras que fue derrotada por las 2 Alemanias.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×