Los chinos se apuntan a la fiebre del Mundial

A China le costó asimilar la decepción de no haberse clasificado para la fase final del Mundial de Alemania, pero ha superado el disgusto y a la espera de una nueva oportunidad para 2010 se...
A China le costó asimilar la decepción de no haberse clasificado para la fase final del Mundial de Alemania, pero ha superado el disgusto y a la espera de una nueva oportunidad para 2010 se dispone a disfrutar como pueda del torneo más prestigioso del glo
 A China le costó asimilar la decepción de no haberse clasificado para la fase final del Mundial de Alemania, pero ha superado el disgusto y a la espera de una nueva oportunidad para 2010 se dispone a disfrutar como pueda del torneo más prestigioso del glo

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de junio de 2006

  • China ha decidido disfrutar del Mundial

A China le costó asimilar la decepción de no haberse clasificado para la fase final del Mundial de Alemania, pero ha superado el disgusto y a la espera de una nueva oportunidad para 2010 se dispone a disfrutar como pueda del torneo más prestigioso del globo.

A pesar de reivindicar para sí la invención del futbol, la pasión de China por el deporte rey era hasta hace bien poco minoritaria pero vivió un repunte con su clasificación para el Mundial de Corea y Japón 2002 y desde entonces no ha parado de crecer.

Sin embargo, los chinos que quieran seguir el Mundial de Alemania se encontrarán con un verdadero problema: la diferencia horaria, que les pilla 6 horas a contramano, y el pueblo chino no destaca precisamente por su afición a trasnochar.

Por eso, el diario "China Daily" ha publicado una lista de elementos indispensables para los irredentos, la cual comienza con un despertador: "Para aquellos cuyo amor por el futbol es equiparable a su amor por dormir".

También recomienda la compra de gafas de sol para ocultar el sueño y la ingesta de café para aguantar frente al televisor hasta que finalice el tercer partido, o de cerveza si lo que se quiere es añadir "más fuego a la apasionante noche".

Los bares y terrazas han comprendido el mensaje y muchos han instalado pantallas gigantes para que los aficionados vean el Mundial en comandita mientras combaten el calor del verano chino con una de las miles de marcas de cerveza que se producen en el gigante asiático.

Otros prefieren ver el Mundial en casa, como el señor Zhou, que sospecha que su equipo de televisión, que ha comprado hace tan sólo un año, no se ve tan bien como antes e insiste en comprar otro ante el pasmo de su esposa, que le acusa de tener el "síndrome del Mundial", según la web chinanews.com.

Que el Mundial está a la vuelta de la esquina se nota hasta en el supermercado, en el que las cajeras de una famosa cadena multinacional visten los colores nacionales de Zidane, Ronaldinho o Raúl, aunque también hay alguna camiseta del Ajax o del Lens.

Son los que no tienen más remedio que trabajar, porque no son pocos los empleados de diferentes empresas que han pedido vacaciones durante los días en que se disputa el Mundial; muchos de ellos con 2 meses de antelación.

En Nankín, capital de la provincia meridional de Jiangsu, como aperitivo para el Mundial se está disputando una Copa del Mundo para bebés en la que participan más de 100 niños de entre 6 meses (gateando) y 3 años aunque, eso sí, cuentan con la ayuda de sus padres.

Los estudiantes de la Universidad de Cantón, capital provincial, cocinaron un enorme balón de arroz con motivo del Festival de los Barcos Dragón para aunar esta fiesta tradicional con la fiesta del futbol que organiza Alemania.

China rebosa futbol estos días pero no sólo de una forma lúdica sino que también ha sabido sacar tajada de un evento que mueve miles de millones.

Las camisetas Adidas que los aficionados alemanes vestirán durante el partido inaugural que su Selección disputará frente a Costa Rica fueron elaboradas por una empresa china ubicada en Ningbo, provincia oriental de Zhejiang.

En total la empresa produjo 800.000 camisetas, 100.000 más de las que le habían encargado en un principio después de que las ventas en las franquicias fuesen mayores de lo esperado, según el "China Daily".

Claro que también hubo quien trató de ingeniárselas para ganar dinero "por la izquierda" gracias a una partida pirata de 60.000 balones oficiales con el logotipo de la FIFA que acabaron en las oficinas de las aduanas chinas.

No podrá competir este año China por la Copa FIFA pero el país ha decidido disfrutar del Mundial de Alemania y a falta de 3 días pocos flecos quedan sin atar para paladear el mejor futbol de la Tierra.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×