Cierran las fronteras para evitar la llegada de los hooligans

Más de 200 hooligans ingleses continúan en posesión de sus pasaportes, mientras que la policía británica refuerza los controles en la frontera para impedir su traslado al Mundial de Alemania que...
 Más de 200 hooligans ingleses continúan en posesión de sus pasaportes, mientras que la policía británica refuerza los controles en la frontera para impedir su traslado al Mundial de Alemania que inicia este viernes.

MEDIOTIEMPO | Agencias8 de Junio del 2006

  • Inglaterra juega este sábado

Más de 200 hooligans ingleses continúan en posesión de sus pasaportes, mientras que la policía británica refuerza los controles en la frontera para impedir su traslado al Mundial de Alemania que inicia este viernes.

A un día del partido inaugural, que enfrentará a Alemania y Costa Rica, y dos días del primer encuentro de Inglaterra, previsto para el próximo sábado ante Paraguay, las medidas de seguridad y controles en las fronteras del país son máximas.

Decenas de oficiales de los cuerpos de seguridad del Reino Unido controlan, desde el pasado domingo, los principales aeropuertos y estaciones de la capital, controles que se repiten también en el resto de puntos fronterizos de Inglaterra.

Según informó un Vocero de la policía británica, también han sido colocados agentes en países de  tránsito, como Holanda o la República Checa, hasta donde podrían trasladarse aficionados violentos para dar el salto a Alemania.

El fuerte dispositivo policial, bautizado como Operación Jardon, busca detener a los aficionados ingleses que incumplieron la obligación legal de entregar sus pasaportes antes del 30 de Mayo.

Alrededor de tres mil 300 personas, sancionadas por conducta violenta en el país, debían entregar su documentación en comisaría la semana pasada, como medida de precaución para impedir su viaje a Alemania, sin embargo, 200 de ellos violaron la orden.

Entre las acciones impuestas a los hooligans destaca también la obligación, notificada por carta, de que se reporten en las comisarías inglesas durante los encuentros de la Selección Inglesa.

Quienes quebranten estas órdenes podrían enfrentarse incluso a seis meses de prisión o una multa de hasta cinco mil libras (aproximadamente nueve mil 400 dólares).

La policía teme que estos fanáticos, cuyas sanciones judiciales les impiden asistir a los partidos de Inglaterra, tengan como objetivo entrar en Alemania.

Según afirmó a la prensa el Comandante Jefe para Londres de la operación, Bob Broadhurst, algún aficionado problemático conseguirá pasar pero "muy pocos, ya que Inglaterra es una isla muy pequeña".

Esta es una de las principales estrategias de la policía británica para evitar problemas en los campos alemanes: tratar de aislar a los hooligans; además de hacer efectiva una orden legal que les penaliza su comportamiento violento en Inglaterra.

Según declaró el comisario adjunto Tarique Ghaffur, responsable de las operaciones centrales, "no toleraremos que los fanáticos del futbol arruinen el viaje al Mundial a aquellos que desean ver los partidos en un ambiente alegre". 

"La participación de Inglaterra en el Mundial de futbol debería ser un momento para celebraciones, y no debería ser arruinado por individuos que intentan causar desórdenes", declaró mediante un comunicado.

Las autoridades del Servicio de la Procuraduría de la Corona (fiscalía británica) anunciaron así mismo que enviarán cuatro letrados a Alemania y colaborarán con los tribunales alemanes, en caso de que se produzcan problemas con  los aficionados ingleses.

Según advirtieron, quien es sean detenidos o sancionados por disturbios violentos en Alemania, donde se desplazarán también diez oficiales de la policía británica, recibirán también una sanciones legales en el Reino Unido.

La Policía Metropolitana ha incrementado también las patrullas en Londres, posible escenario a su vez de violencia y disturbios durante los partidos de Inglaterra.

Según el calendario del Mundial, la Selección Inglesa deberá jugar su primer partido el próximo 10 de junio ante Paraguay, seguido de otros dos encuentros dentro del grupo B el 15 y 20 del mismo mes frente a Trinidad y Tobago y Suecia, respectivamente.

Los hooligans ingleses adquirieron fama internacional en la última década, tras los fuertes disturbios provocados en competiciones deportivas como el Mundial de Francia de 1998 y la Eurocopa de Holanda y Bélgica de 2000.

Sin embargo, según el subsecretario británico del Interior, Vernon Coaker, las cifras de violencia provocada por los aficionados ingleses en el extranjero han disminuido desde la introducción de órdenes de prohibición.

[ntx][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×