Residentes brasileños en Florida celebraron el triunfo de su Selección

Como si estuvieran en su patria los brasileños residentes en el sur de Florida siguieron por televisión y festejaron hoy el triunfo de la Selección de su país 1-0 frente a Croacia en la Copa del...
 Como si estuvieran en su patria los brasileños residentes en el sur de Florida siguieron por televisión y festejaron hoy el triunfo de la Selección de su país 1-0 frente a Croacia en la Copa del Mundo de Alemania 2006.

MEDIOTIEMPO | Agencias13 de Junio de 2006

  • Otros latinos también siguieron el juego de los amazónicos
  • Están listos para ver a Brasil contra Japón y Australia

Como si estuvieran en su patria los brasileños residentes en el sur de Florida siguieron por televisión y festejaron hoy el triunfo de la Selección de su país 1-0 frente a Croacia en la Copa del Mundo de Alemania 2006.

Reunidos en restaurantes de comida típica de su país escucharon la transmisión satelital en portugués, celebraron con cerveza y otras bebidas, cantaron y bailaron samba y gritaron alabanzas a sus héroes deportivos.

Sólo en Porcao de Miami -exclusivo restaurante junto a la Bahía Vizcaína- unos 500 brasileños y otros latinos se congregaron desde antes de las 15:00 tiempo local de Florida, hora en que arrancó la difusión del partido dirigido por el mexicano Armando Archundia.

La mayoría llegó vestido con la camiseta tradicional "verde amarelha" de la Selección aunque algunos portaron otras en colores azul, blanco o rojo para seguir, a través de varios televisores y en varios salones, el encuentro  celebrado en Berlín.

Florida y Nueva York son sede de las mayores concentraciones de brasileños residentes en Estados Unidos. Sólo en el sur de esta entidad viven decenas de miles.

Por esa razón las "churrascarias" ofrecen paquetes especiales pues los días en que juega Brasil en la Copas del Mundo son cuando registran sus mayores llenos.

Desde hace varios días se agotaron las reservaciones para el Porcao, donde los clientes pudieron seleccionar entre paquetes de 30, 50 u 80 dólares por persona.

El más barato cubría, además del "cover", un par de cervezas brasileñas "Brahma" y el acceso a botana, mientras que el más caro incluía el buffet de diversas carnes y hasta una camiseta de los Pentacampeones Mundiales.

Sin embargo, los presentes no hicieron diferencia pues todos celebraron sin importar que la comida fuera carnero, mariscos, pollo frito o que se hubieran bebido varias "caipirinhas", cervezas, gaseosas o simple juco de naranja.

Para seguir el partido de su equipo, los hombres y mujeres asistentes aprovecharon la hora del almuerzo, consiguieron permiso o simplemente faltaron a sus empleos. Presentes estuvieron además algunos niños, como el pequeño carioca Matthew, de tres años de edad que llegó acompañado por su padre y abuela.

Aunque la gran mayoría era brasileño, también asistieron otros latinos como Manuel Carrillo, un empresario venezolano de bienes raíces que dijo que apoya a todos los equipos latinoamericanos presentes en Alemania 2006. 

Pero como en cada campeonato cuatrienal, la Selección sudamericana es la favorita y atrae la mayor atención a nivel mundial.

Después de escuchar con respeto el himno nacional de su país, interpretado a miles de kilómetros de distancia, el público expresó su primera gran ovación al minuto ocho a raíz de una hábil acción de Ronaldinho que finalmente no desembocó en nada.

Mientras afuera prevalecía una temperatura superior a 30 grados centígrados, disfrutando el aire acondicionado y las bebidas frías los asistentes dieron el visto bueno al mexicano Archundia cuando, al minuto 32, impuso tarjeta amarilla a uno de los croatas.

La samba, sin embargo, brotó por todos lados cuando, al minuto 43 el joven Kaká anotó el que sería definitivo  1-0. Con los brazos en alto, los asistentes celebraron por varios minutos, cantando y bailando. 

A pesar de lo raquítico del marcador, tomando en cuenta las expectativas que se tienen de la oncena brasileña, el público lució confiado la mayor parte del encuentro.

Los "ahh" y "uhh" de preocupación sólo se escucharon brevemente, a los minutos 23 y 43 del segundo tiempo, a raíz de jugadas croatas que parecían tener potencial para terminar dentro de la portería brasileña.

El júbilo estalló al final del partido y mientras pasaban rumbo a la puerta frente a fotografías de celebridades como Pelé, Romario, Ronaldo, Xuxa y Murilo Benicio en sus visitas al Porçao, los asistentes se despidieron asegurando que están listos para volver cuando juegue Brasil frente a Japón y Australia.

[ntx][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×