Movimiento católico pide a la 'fantasía' que rescate al futbol

Los aficionados, sobre todo italianos, piden que el Mundial de Alemania 2006 deje atrás los escándalos y "la magia" rescate el futbol, indicó hoy la revista Ciudad Nueva, del movimiento católico...
 Los aficionados, sobre todo italianos, piden que el Mundial de Alemania 2006 deje atrás los escándalos y "la magia" rescate el futbol, indicó hoy la revista Ciudad Nueva, del movimiento católico de los Focolares.

MEDIOTIEMPO | Agencias14 de Junio de 2006

  • Consideran a Ronaldinho como símbolo de fiesta en el mundo
  • Aseguran que Brasil tiene más chance de ser Campeón

Los aficionados, sobre todo italianos, piden que el Mundial de Alemania 2006 deje atrás los escándalos y "la magia" rescate el futbol, indicó hoy la revista Ciudad Nueva, del movimiento católico de los Focolares.

"No sólo dejar atrás los escándalos sino olvidar de una vez por todas el juego oportunista de quien va más a no perder que a poner en escena el espectáculo del juego más bello del mundo", señaló la publicación de uno de los movimientos católicos más grandes.

Bajo el título "La fantasía rescatará el fútbol" el artículo de la revista religiosa afirmó que una de las escuadras capaces de dar esa fantasía es Brasil "la cual tiene como emblema a Ronaldinho, símbolo de fiesta en el mundo del balón".

"Contra el aburrimiento de rígidas tácticas de cobertura y de presión asfixiante, las fintas de la estrella verdeamarella con aire puro, y da por tierra con el fútbol atlético, repetitivo, muscular representado por delanteros de pie de granito", escribe Paolo Crepaz.

Los Focolares son un movimiento de unidad y fraternidad universal fundado en 1943 en Trento, Italia, por Chiara Lubich, quien con un grupo de amigas comienzan a trabajar en los barrios pobres de la ciudad devastada por la posguerra.

En la actualidad este movimiento tiene una presencia estimada de dos millones de personas en más de 182 países de los cinco continentes.

"La finta es la patente de creatividad, iniciativa y audacia de un jugador, aunque es el patrimonio exclusivo de un fuera de clase. Es propiedad suprema sobre el balón o sobre el campo, elección conciente de un adversario para enfrentarlo de tú a tú", señaló.

"Pero atención -continúa- el público entiende en seguida cuando la finta está al servicio del jugador o viceversa. Los ´distintos´ la finta la eligen, pueden permitírsela y lo practican ciertamente por deleite estético, pero sobretodo por utilidad práctica".

Según el editorial si Alemania 2006 se juega sobre la base del "juego bonito" Brasil tiene ya la copa en el bolsillo por tener un juego "exquisitamente técnico y para nada muscular" que le permite llegar fresco físicamente hasta el final.

[ntx][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×