Luego de 45 minutos, Portugal e Irán no se hacen daño

Al medio tiempo, portugueses e iraníes empatan a cero en el estadio de la ciudad de Frankfurt.

Tomás Castro | MEDIOTIEMPOEstadio de Frankfurt, 17 de Junio de 2006

  • El arquero Mirzapour, figura

Al medio tiempo, portugueses e iraníes empatan a cero en el estadio de la ciudad de Frankfurt.

Los primeros minutos del encuentro fueron claramente dominados por el conjunto luso, sin embargo, Irán logró nivelar las acciones minutos después.

El resultado de este partido interesa a los mexicanos, pues es duelo del Grupo D de la competencia, sector en el que se encuentran los nuestros.

PRIMER TIEMPO

Todo indicaba, según los análisis que se hicieron antes de este encuentro, que Portugal era superior a Irán. Esta percepción se convirtió en realidad desde el primer minuto del encuentro. Deco, que ya pudo iniciar en el 11 titular de Scolari, se colocó por la banda derecha por detrás de Cristiano Ronaldo y al lado de Figo.

Con buen toque en el medio campo y gracias a buenas incorporaciones del lateral Miguel, los portugueses hicieron de la banda derecha una excelente ruta de acceso al arco rival. Centros de Figo y de Cristiano Ronaldo, y buenos tiros de media distancia  por parte de Maniche, hacían que el arquero persa se empleara a fondo en cada una de sus intervenciones. Cerca del minuto 14, Deco tuvo la más clara al quedar solo dentro del área, pero su disparo, potente y difícil, fue atajado espectacularmente a una mano por el portero Ebrahim Mirzapour, que así evitó la caída de su meta.

Al frente, Irán generaba poco, sin embargo, las jugadas a balón parado que concluían con centros al área provocaban un impensado nerviosismo entre los zagueros lusos, que casi siempre se vieron superados por remates, siempre desviados, de los atacantes iraníes.

Pasado el minuto 25, las condiciones del juego eran un poco distintas. Portugal ya no era tan peligroso e Irán, mejor parado en el campo, tomaba confianza. La exquisita técnica de jugadores como Figo o Cristiano Ronaldo provocan que en siempre esté presente la posibilidad de un gol genial, pero esto, a 5 minutos del final, se transformó en la única posibilidad portuguesa de abrir el marcador, pues, para ese entonces, su futbol de conjunto ya no aparecía.

Por su parte, Irán no estaba tan lejos del arco de Ricardo, pero sus mejores jugadas nunca pudieron acabar en tiros a gol; en la media cancha lograron nivelar el partido con cierto exceso de fuerza a la hora de buscar la pelota.

A un minuto del final, Ebrahim Mirzapour volvió a salvar su meta, cuando sacó de manera milagrosa un poderoso disparo de Miguel, que una vez más llegó a línea de fondo por el costado derecho.

[mt]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×