Ofro y Mosro, dos tipos de robots que vigilan el Olímpico de Berlín

Una iniciativa tecnológica a base de robots, puesta en marcha en Berlín para dar protección a todo lo relacionado con la Copa del Mundo 2006, presta importante ayuda a los vigilantes que deben...
 Una iniciativa tecnológica a base de robots, puesta en marcha en Berlín para dar protección a todo lo relacionado con la Copa del Mundo 2006, presta importante ayuda a los vigilantes que deben velar por el orden y la seguridad en los estadios.

MEDIOTIEMPO | AgenciasBerlín, 18 de Junio de 2006

  • Son 20 robots vigilantes

Una iniciativa tecnológica a base de robots, puesta en marcha en Berlín para dar protección a todo lo relacionado con la Copa del Mundo 2006, presta importante ayuda a los vigilantes que deben velar por el orden y la seguridad en los estadios.

Se trata de un grupo de robots vigilantes distribuidos dentro y fuera del estadio Olímpico y que se hallan contínuamente en marcha realizando rondas de reconocimiento de una parcela de terreno asignada, para posteriormente enviar la información al Skybox, la central de vigilancia y seguridad del estadio Olímpico de la capital alemana.

No paran, vigilan de día y de noche, especialmente en momentos de expectación máxima, como el partido que enfrentó esta semana a Suecia y Paraguay, porque no solamente la alegría domina el torneo mundial, sino que otros sentimientos, como el miedo a atentados terroristas, no desaparecieron por completo.

Durante todo el campeonato y durante las 24 horas del día, el estadio berlinés es vigilado de forma excepcional; contrario a lo que ocurre en otros, aquí el cuerpo de guardias, las cámaras o sensores de movimiento no son los métodos protagonistas, sino estos robots autónomos cuyos datos convergen en la central de seguridad.

Se trata de 20 vigilantes que patrullan el terreno para el que están programados después de introducir un mapa en su memoria, y se mueven con total independencia.

Tienen incluso nombre: Ofro es el robot encargado de vigilar las afueras e instalaciones de vallado del estadio, mientras Mosro patrulla una parte interior del campo, los garajes bajo tierra y las zonas de almacenaje.

Cada robot tiene sus propias características: Mosro mide 1.18 metros y pesa 25 kilogramos, siendo más pequeño y ligero que Ofro, de 1.40 de altura y 40 kilogramos de peso. Mosro cuenta con una serie de radares, mientras Ofro parece un pequeño tanque lleno de cadenas.

Los dos están dotados de cámaras de video, sensores de radar y de temperatura, así como scaner de rayos infrarrojos, lo que permite detectar cuerpos humanos incluso a través de muros, explicó el técnico de robots de la empresa berlinesa Robowatch (vigilancia robótica), Jens Hanke.

Ofro puede incluso detectar rayos gamma mediante un contador de Geiger, así como agentes químicos de combate y gases nerviosos o que impidan respirar.

Los vigilantes mecánicos también están preparados para detectar incendios provocados o negligentes, ya que Mosro inhala aire de forma regular para reconocer el gas procedente de un incendio mediante un sensor de monóxido de carbono con el que está dotado.

El trabajo de los robots permite que los vigilantes (humanos) que trabajan en el centro de vigilancia del estadio Olympia, Skybox, cuenten no sólo con las imágenes de los monitores, sino también con datos químicos y físicos captados por los robots que pueden recibirse a tiempo real gracias a un sistema UMTS.

En caso de que detecten un intruso o una concentración de gas peligrosa, hacen saltar una alarma y en ese momento el jefe de operaciones puede dirigir por sí mismo los robots y enviarlos rápidamente, pues pueden correr a una velocidad de siete kilómetros por hora, al lugar donde se localizó el problema.

La historia parece sacada de una película de ciencia ficción, pero es una realidad llena de ventajas: normalmente en los grandes eventos como la Copa Mundial de futbol se instalan decenas de cámaras, detectores de movimiento y otros sensores que después se retiran.

Ese procedimiento es más caro que trabajar con este tipo de robots, afirmó el portavoz de la firma Robowatch, Benjamín Stengl, quien destacó la ventaja que supone el hecho de alquilar estos aparatos durante unas semanas en lugar de comprar cámaras, cables y otros aparatos de vigilancia. Los vigilantes mecánicos, al final, salen más baratos.

[ntx]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×