España y su capacidad para remontar

La Selección Española confirmó en Stuttgart contra Túnez que, al margen de su futbol de toque y de combinación, tiene capacidad de sufrimiento, no se rinde nunca, con lo que culminó una remontada...
 La Selección Española confirmó en Stuttgart contra Túnez que, al margen de su futbol de toque y de combinación, tiene capacidad de sufrimiento, no se rinde nunca, con lo que culminó una remontada que no es nueva en la era Luis Aragonés.

MEDIOTIEMPO | Agencias20 de Junio de 2006

  • España y su capacidad para remontar

La Selección Española confirmó en Stuttgart contra Túnez que, al margen de su futbol de toque y de combinación, tiene capacidad de sufrimiento, no se rinde nunca, con lo que culminó una remontada que no es nueva en la era Luis Aragonés.

No es fácil en el futbol moderno darle la vuelta a un marcador adverso. Muchos expertos aseguran que gana el que marca primero, tónica que se acentúa en torneos de envergadura como un Mundial.

Pero para España esto no parece significar un obstáculo y lo ratificó ante Túnez, Campeón de África hace 2 años, que se adelantó muy pronto en el marcador en la única ocasión que tuvo en los 90 minutos.

Aunque las “Águilas de Cartago” se pertrecharon bien en el centro del campo y en la defensa y el tiempo comenzó a correr a gran velocidad, los hombres de Luis Aragonés tuvieron la paciencia y el acierto suficiente para primero empatar con un gol de Raúl, el gran Capitán, y luego rubricar su segundo triunfo y la clasificación para los Octavos con 2 dianas de Fernando Torres, la segunda al transformar un penalti cometido sobre él mismo.

La Selección Española se presentó en Kamen, donde está concentrada durante todo el Mundial, con una buena dosis de moral tras remontar también un resultado adverso ante Croacia en su último amistoso preparatorio, disputado en Ginebra.

El conjunto balcánico se adelantó en el primer periodo con un autogol del central atlético Pablo Ibáñez. Los croatas parecían controlar bien el partido y España no encontraba cómo abrir la maraña organizada por sus rivales.

El equipo de Luis Aragonés no perdió el rumbo. Mantuvo su estilo, la posesión del balón, y encontró el premio en una afortunada acción a balón parado para empatar al transformar Mariano Pernía un lanzamiento de falta.

Luego, con el tiempo prácticamente cumplido y en la prolongación Fernando Torres se hizo un balón dentro del área, superó a la defensa y estableció el definitivo 3-1.

En la era Luis Aragonés, la primera oportunidad en la que España comenzó perdiendo fue en su segundo partido, en el amistoso inconcluso contra Escocia jugado en Valencia el 2 de Septiembre de 2004.

Rubén Baraja, una de las ausencias más notables entre los convocados para el Mundial de Alemania, se metió un gol a los 17 minutos y el cuadro español tuvo que esperar también al segundo tiempo para empatar con un gol de penalti de Raúl González  antes de que un apagón producto de un tremendo aguacero provocara la suspensión del partido a los 60’.

Contra Bosnia-Herzegovina, en partido oficial de clasificación para Alemania 2006 jugado igualmente en Valencia, España estuvo también casi 60 minutos por debajo en el marcador tras un tanto de Misimovic que equilibró Carlos Marchena en el descuento.

También se saldó con 1-1 el partido de vuelta de la repesca de clasificación mundialista contra Eslovaquia. Holosko adelantó a los centroeuropeos en Bratislava y David Villa firmó las tablas.

Pero la ocasión que el cuadro de Luis Aragonés rizó el rizo fue cuando estuvo 2 veces por detrás en el marcador contra Costa de Marfil el pasado 1 de Marzo en Valladolid en un amistoso.

España ganó por 3-2 después de que el conjunto africano se adelantara por 2 veces (Keita y Kalou). David Villa y José Antonio Reyes igualaron en ambas ocasiones el marcador y el central del Betis Juanito Gutiérrez (m.85) firmó el triunfo final.

Curiosamente, en este segundo partido de Alemania 2006 España repitió la película del segundo encuentro del anterior Mundial de Corea-Japón 2002 ante Paraguay, que concluyó con el mismo resultado favorable.

Carles Puyol, a los 10 minutos, se marcó un tanto en su propia portería tras un despeje fallido de Iker Casillas y hubo que esperar al segundo periodo para asistir a la remontada española en Jeonju.

Fernando Morientes, actual delantero del Liverpool y otra de las ausencias significativas en el torneo germano, dio la vuelta al marcador con 2 dianas (m.53 y 69), y Fernando Hierro (m.82) selló el 3-1 definitivo al transformar un penalti cometido sobre Raúl González.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×