La resaca de la 'Marea Roja' deja el Mundial sin asiáticos

 
 
  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEDIOTIEMPO | Agencias24 de Junio de 2006

  • Los 4 equipos asiáticos han logrado en conjunto 7 puntos

Corea del Sur, sin su talismán Guus Hiddink en el banquillo, pasó de ser Semifinalista en 2002 a caer eliminada en la Primera Fase, arrastrando a un fracaso completo al futbol asiático, que no pudo clasificar a ninguno de sus 4 equipos para Octavos.

Hiddink, el holandés errante que en los últimos años se divierte clasificando para la segunda ronda de los Mundiales a selecciones comparsas, cambió de banquillo para sentarse en el de Australia y fue ésta la que recibió el benefactor influjo del Técnico milagrero.

Frente a los 10 equipos que Europa metió en Octavos, los 3 sudamericanos y los representantes únicos de África (Ghana), CONCACAF (México) y Oceanía (Australia), Asia se fue del Mundial sin dejar a su paso más que una pobre impresión de ingenua velocidad.

La última Jornada de la Fase de Grupos devolvió a casa a los 2 equipos asiáticos que aún seguían vivos. La eliminación de Arabia Saudita se daba por descontada, pues jugaba contra la mejor del Grupo H, España, pero de Corea, Semifinalista hace 4 años, se esperaba algo más.

En Alemania, los 4 equipos asiáticos han logrado en conjunto 7 puntos (4 Corea y 1 cada uno de los otros), han marcado 9 goles y han recibido 24. No son cifras para hacerse grandes ilusiones mirando al próximo Mundial, Sudáfrica 2010.

El fracaso asiático adquiere mayor envergadura por contraste con el sorprendente éxito en Corea-Japón, donde los 2 equipos anfitriones se clasificaron para Octavos -allí Japón cayó frente a Turquía- e incluso los coreanos de Hiddink, desafiando toda lógica, se plantaron en Semifinales, en las que perdieron con Alemania.

Japón llegó al Mundial germano adiestrado por el ex jugador brasileño Zico, con quien sus compatriotas de la Selección Canarinha no tuvieron la menor consideración en el partido decisivo: Brasil contestó al primer gol japonés con otros 4, 2 de Ronaldo.

Corea, que precisaba de la victoria frente a Suiza, cayó por 2-0 sin ofrecer más recursos que su incansable batallar por el terreno de juego. Mantuvo su fisonomía de equipo guerrero, pero perdió finura táctica con el cambio de holandeses en el banquillo, Hiddink por Dick Advoocat.

A su regreso a casa, Corea habrá de resignarse a escuchar comentarios desagradables. Ahora más que nunca habrá quien diga que en el Mundial anterior llegaron hasta las Semifinales porque jugaban en casa y obtuvieron el beneficio automático de la benevolencia arbitral.

Su empate a uno frente a Francia, una de las cabezas de serie, y su victoria por 2-1 sobre Togo sólo difuminaron el fracaso coreano en Alemania, por más que Advoocat haya dicho que pueden sentirse orgullosos por haber ganado 4 puntos en territorio ajeno.

Advoocat asegura que el futbol coreano tiene talentos, pero sin desarrollar. Para ello, apunta, será preciso hacer más competitivo el campeonato coreano, evitando que a los jóvenes valores sólo se les abra el camino de la emigración.

Entre la liga coreana, en la que juegan 7 de los 11 titulares, y el nivel internacional todavía hay un salto demasiado brusco que el equipo de Advoocat sólo alcanzó a reducir en las segundas partes, a base de coraje.

Corea llegó a Alemania corta de preparación. Frente a los 6 meses que tuvo Hiddink para adiestrar al equipo en el Mundial anterior (Corea, como anfitrión, estaba clasificada de antemano), Advoocat sólo ha tenido 4 semanas.

Y por si fuera poco, Advoocat también parece dispuesto a dejar el cargo para entrenar a un equipo en Rusia, la nueva tierra prometida de los Técnicos aventureros y cuya Selección espera ya a Hiddink con el contrato firmado.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×