Partido crucial de Ecuador ante Inglaterra agita a clarividentes y curas

 
 
  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEDIOTIEMPO | Agencias24 de Junio de 2006

  • Si los ritos cristianos, chamánicos y paganos no surten efecto, la mayoría de los ecuatorianos confía en la palabra de sus jugadores

La ansiedad de los ecuatorianos crece a medida que se acerca la hora del partido de la Selección Nacional ante Inglaterra, por los Octavos de Final del Mundial de Alemania, asunto que también convoca a clarividentes y curas.

Shirley Barahona mira las cartas, fuma un tabaco y hace cálculos astrales para vaticinar el triunfo ecuatoriano. Para ella casi no hay dudas, pues mañana domingo es el día del sol, el Inti de los incas quechuas andinos.

Varios chamanes ecuatorianos coinciden con Barahona y afirman que el solsticio de verano envía energías positivas a los hombres de Luis Fernando Suárez, pero sólo como una ayuda adicional, pues afirman que los "muchachos" poseen fortalezas físicas, técnicas y espirituales suficientes para encarar cualquier reto.

Barahona, para darle un poco más de fuerza a los designios astrales, ha preparado una especie de altar con flores blancas y amarillas, como el sol, y pide a los ecuatorianos que envíen su energía a los jugadores.

Para lograr el cometido, se necesita mucha convicción, pues el halo energético deberá cruzar el charco, el Atlántico, viajar casi 10.000 kilómetros hasta Stuttgart y unirse a la fe de los más de 5.000 compatriotas que animarán al equipo en la sede misma del partido.

Además, la vidente opina que es propicia la hora del partido, a las diez de la mañana en Ecuador, para que la carga energética del sol se potencie en favor de los ecuatorianos.

Los chamanes también han hecho rituales para purificar el encuentro y, aunque ninguno de ellos duda del arbitraje, no se cansan de limpiar el ambiente con sortilegios para que el cotejo se desarrolle con el beneplácito de los dioses de los Andes.

La energía positiva también se siente en las iglesias, católicas, donde los curas, a su modo, organizan "acciones" de fe para motivar a la Selección Nacional.

Los horarios de misas, por cierto, se modificarán en algunas iglesias y algunos sacerdotes piden a los feligreses que recen "con fuerza" por el combinado tricolor.

Curas y monjas, sin descuidar el hábito, como en partidos anteriores, se vestirán con los colores de la camiseta del equipo nacional, amarilla con franjas azul y roja a los costados.

Se espera que en un colegio religioso de Quito, sus monjas, también ataviadas con la "Tri", encomienden sus plegarias a santos, para que protejan a los jugadores, especialmente al portero Mora, que en los 2 primeros partidos, ante Polonia y Costa Rica, vio en varias ocasiones salvada su valla y desviados hacia los postes algunos tiros a gol de los rivales.

Si todo esto falla, y los ritos cristianos, chamánicos y paganos no surten efecto, pues entonces la mayoría de los ecuatorianos confía en la palabra de sus jugadores y de Suárez, que están dispuestos a hacer historia con su clase y actitud.

Y es que en Ecuador, muy pocos son los que presagian una pérdida de la Selección ante los ingleses, pues la mayoría asegura que el pasaje bíblico de David y Goliat se repetirá en Stuttgart.

Los "davides" ecuatorianos se jugarán ante los ingleses el partido más importante de su historia y confían en que no sea el último de este tipo disputado en Alemania.

Los pocos indiferentes al futbol, por su parte, han intentado apartarse un poco de la vorágine mundialista, aunque eso es muy difícil, porque en Ecuador sólo se habla del balón, con la complicidad de los medios de comunicación, que no detienen, ni por un momento, la maquinaria de informaciones de Alemania.

Si Ecuador pierde y se ve obligado a regresar a casa anticipadamente, aunque dolerá, tampoco es una tragedia, pues todos los ecuatorianos, en su interior, saben que es una posibilidad.

Sin embargo, la mayoría está convencida de que la Selección Nacional ya ha hecho historia al unirse al selecto grupo de las mejores 16 equipos del mundo y porque se ha consolidado como la tercera potencia futbolística de Sudamérica, sólo después de Brasil y Argentina.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×