El Color del España-Francia... España vuelve a llorar ante una Francia imponente

La guerra estaba declarada. Francia y España, viejos conocidos, no querían encontrarse sobre el terreno de juego. Ambos se tienen mucho respeto, aunque los galos usualmente se imponen a los rojos....
La guerra estaba declarada. Francia y España, viejos conocidos, no querían encontrarse sobre el terreno de juego. Ambos se tienen mucho respeto, aunque los galos usualmente se imponen a los rojos. No hay mañana para ninguno de los dos. Es ganar o morir. L
 La guerra estaba declarada. Francia y España, viejos conocidos, no querían encontrarse sobre el terreno de juego. Ambos se tienen mucho respeto, aunque los galos usualmente se imponen a los rojos. No hay mañana para ninguno de los dos. Es ganar o morir. L

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio de la Copa Mundial de Hannover, Alemania. 27 de junio de 2006

  • La historia no cambió: Francia siguió adelante

La guerra estaba declarada. Francia y España, viejos conocidos, no querían encontrarse sobre el terreno de juego. Ambos se tienen mucho respeto, aunque los galos usualmente se imponen a los rojos. No hay mañana para ninguno de los dos. Es ganar o morir. Los ibéricos afirman que la historia de hoy será distinta a la del ayer, que dejaran de ser el ya merito. Los franceses, en cambio, no hablan mucho, se ponen a trabajar y piensan en incrementar su nivel conforme avance la competencia.

Empieza el partido. La Furia no esconde sus intenciones de matar al enemigo, de despedazarlo y amarrar su clasificación a los cuartos de final. Se hace de la pelota, le da circulación. Busca por uno y otro costado. Pasa muy poco. Si acaso un disparo de Bernia que abre y nunca encuentra las redes.

Los de azul se meten a la confrontación. Zidane vuelve a ser el de antes. Toca y va, comanda y ordena sus piezas como un director técnico dentro del terreno de juego. A los veintidós llega el primer aviso: Zinedine centra peligroso y tanto Riberi como Vieira fallan a  la hora de cerrar la pinza. Se salva España. La marea gala poco a poco adquiere ritmo.

Cinco minutos más tarde, los que pusieron cara de espanto fueron los dirigidos por Raymond Domenech.  Vaya que tenían razones de peso para palidecer. Thuram se precipita y empuja a Pablo Ibáñez. Penal a favor de los rojos. Villa no falla, cobra como los grandes. La pelota se guarda justo en donde seguro es gol, donde el arquero no puede llegar y el poste está obligado a permanecer como silencioso espectador. Canto y baile en la Madre Patria.

La escuadra francesa tuvo que ponerse a trabajar en serio. Minutos vitales para resurgir pasaron y el marcador se mantenía cero a cero en el marcador. Pero la contienda aún era muy joven como para apostar por el triunfo de los ibéricos. A los cuarenta y uno. Ribery y Vieira realizaron monumental pared. El primero quedó solo frente al arquero, se lo quitó y simplemente empujó la de gajos para emparejar los cartones. Nada para nadie. Uno a uno en el marcador y tensión absoluta en ambas aficiones.

El complemento fue menos espectacular pero mucho más tenso. Los segundos corrían más rápido de lo normal. La pelota se paseaba de un lugar a otro sin que pudiera asegurarse que la balanza se inclinaba a favor de uno u otro. Todos nerviosos. Sólo uno de esos dos seguiría adelante en Alemania 2006.

Las manecillas no paraban. El partido entraba en una especie de somnolencia que resultó muy engañosa para los de Luis Aragonés. Ya muchos apostaban por los tiempos extra cuando una falta inventada por Thierry Henry acabó con el segundo gol francés. Sergio Ramos alcanzó a desviar el testarazo de Vieira. No fue suficiente. El balón se encajonó entre las redes. Francia se la volvía a hacer a los rojos.

Por si quedaba alguna duda, para poner la cereza al pastel y el último clavo al furioso ataúd rojo. Zidane hizo la gran jugada de la tarde, se quitó a un hombre y mató con disparo a primer poste. Hay historias que no cambian, al menos no por ahora: Francia volvió a imponerse a España, que se va entre un mar de  lágrimas.

Mientras tanto, en esta breve pausa futbolera, esperamos la reedición de la final de Francia 1998.  [mt][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×