Alemania jugará ante Italia en su estadio talismán

 
 
  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Julio de 2006

  • En esa sede nunca ha perdido en 14 partidos

Alemania, desde el comienzo del torneo, quería jugar la Semifinal en Dortmund, una ciudad que le sirve de talismán y en la que nunca ha perdido en 14 partidos, de los que han ganado 13 y han empatado únicamente uno, ante Gales.

"Queremos ser primeros del Grupo porque queremos volver a este estadio para jugar la Semifinal", dijo el seleccionador Jürgen Klinsmann tras la victoria ante Polonia en la primera ronda en el Westfalenstadion.

En esa frase, Klinsmann había querido en primer lugar agradecer al público de Dortmund por la atmósfera increíble que había creado durante los 90 minutos de aquel partido, pero sin duda alguna tenía también en la cabeza el récord alemán en esa ciudad, que se ha convertido en un mito más de la Selección.

Es posible, que en Dortmund Alemania sienta, más que en cualquier otro estadio del país, la ventaja de ser local.

Las razones son varias. En primer lugar, las tribunas están bastante pegadas al campo y eso hace que los jugadores sientan mucho más el aliento del público y la acústica hace que el campo parezca una caja de resonancia.

Además de esos factores arquitectónicos, pesa también sin duda la idiosincrasia del público de la región -la célebre cuenca del Ruhr- que se identifica más que ninguna otra parte del país con los que suelen llamarse las "virtudes alemanas" y que la Selección suele sacar a relucir en partidos definitivos.

El espíritu de lucha, la voluntad de no dar nunca el brazo a torcer y mantener la esperanza y el esfuerzo hasta el último instante y el estar dispuestos a dejarlo todo en el campo son cosas que sabe apreciar la gente de Dortmund y de sus alrededores, marcados por una tradición obrera y minera.

Antes del Mundial llegó a temerse que el romance entre Dortmund y la Selección Alemana se rompiera por la exclusión de la convocatoria el defensa Christian Wörns, una de las estrellas del Borussia local, por una confrontación con Klinsmann.

Sin embargo, el público pareció olvidar ese incidente y se siente más que representado con la presencia en la Selección de Christoph Metzdelder, Sebastian Kehl y David Odonkor, todos jugadores del Borussia Dortmund.

La fuerza del Westfalenstadion y el mito del bastión de Dortmund forma parte de la esperanza alemana de poder romper una serie contraria en la Semifinal del martes ya que sería la primera vez que en un Mundial Alemania logra derrotar a Italia.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×