Los alemanes continúan tristes por su eliminación del Mundial

La Selección Alemana, su entrenador, Jürgen Klinsmann, y los aficionados del país anfitrión del Mundial de Futbol se mostraron hoy tristes, aunque las banderas siguieron luciendo por doquier, a la...
La Selección Alemana, su entrenador, Jürgen Klinsmann, y los aficionados del país anfitrión del Mundial de Futbol se mostraron hoy tristes, aunque las banderas siguieron luciendo por doquier, a la espera de que el equipo gane el tercer puesto.
 La Selección Alemana, su entrenador, Jürgen Klinsmann, y los aficionados del país anfitrión del Mundial de Futbol se mostraron hoy tristes, aunque las banderas siguieron luciendo por doquier, a la espera de que el equipo gane el tercer puesto.

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Julio de 2006

  • Confían en quedarse con el tercer lugar
  • No se registraron incidentes en la "Milla del aficionado"

La Selección Alemana, su entrenador, Jürgen Klinsmann, y los aficionados del país anfitrión del Mundial de Futbol se mostraron hoy tristes, aunque las banderas siguieron luciendo por doquier, a la espera de que el equipo gane el tercer puesto.

Klinsmann mostró hoy en conferencia de prensa en Berlín su enorme tristeza y la de sus jugadores y dijo que "todos estamos por los suelos, es normal, teníamos un sueño y nos lo han arrebatado".

El seleccionador, pese a su "enorme decepción por el partido de ayer", apuntó que al menos lograron una de sus metas: la de "enseñar al mundo el país tan maravillosos que somos, la alegría, apertura al mundo e internacionalidad que reinan en Alemania".

Otro de los éxitos del equipo alemán, según lo dicho por su seleccionador en la entrevista, es que "los clubes internacionales vuelven a tener interés ahora en nuestros jugadores. El proceso de desarrollo acaba de empezar, pero seguirá avanzando".

Klinsmann informó que sus jugadores sacarán fuerzas de flaqueza y "llegarán hasta el final con dignidad", jugando lo mejor posible el sábado contra el perdedor en la semifinal de hoy para ganar así el tercer puesto en este Mundial.

"Estamos tremendamente orgullosos de nuestra selección, del torneo que ha jugado y del orgullo que ha despertado en el país", añadió el seleccionador alemán.

Franz Beckenbauer, Presidente del Comité Organizador del Mundial, reconoció también el mérito de la Selección Alemana, "por el impresionante rendimiento demostrado" y porque "exhibieron al mundo otra cara de Alemania".

La euforia vivida hasta ahora por los ciudadanos alemanes se calmó desde la derrota, pero no desapareció. Los organizadores de la "Milla del Aficionado" de la Puerta de Brandenburgo en Berlín, (la más grande del mundo y con capacidad para 900 mil personas), esperan de nuevo cifras récord de espectadores el sábado.

El ambiente fue muy cívico la víspera (sólo 45 detenciones en Berlín) y los seis mil policías emplazados en la capital alemana no tuvieron mucho trabajo, informaron hoy fuentes policiales berlinesas.

En las ciudades de Bochum y Herne, en la Cuenca del Ruhr, la policía no tuvo que intervenir en ninguna ocasión. "No hubo ningún robo, pelea, fuego o accidente de tráfico. Esto no sucedía desde hace un par de años", dijo hoy el  Portavoz de la policía local sorprendido.

El único caso de violencia entre los fanáticos alemanes e italianos se dio en la ciudad de Mainz, en el estado federado occidental de Renania Palatinado, donde tres alemanes fueron detenidos.

En las calles del país dominó más la tristeza y el silencio que la violencia y la ira, explicaron los portavoces policiales. Incluso en Dortmund, donde se jugó el partido, "sólo hubo pequeños altercados". Hoy, se seguía respirando decepción, pero tranquilidad y cierta paz.

En cuanto al patriotismo que se vivió en todo el país y que fue en aumento desde el 9 de junio, el historiador alemán Hans Ulrico Wehler consideró hoy que este sentimiento se irá mitigando después del domingo, momento a partir del que "quedará un grato recuerdo del modo en el que se celebró la participación alemana en este Mundial".

A lo largo del torneo, la gran mayoría de los fanáticos alemanes se pintó la cara con banderas alemanas, portó objetos de todo tipo con emblemas nacionales y en los coches, taxis, ambulancias, autobuses, oficinas, tiendas y restaurantes, se pudo ver un despliegue de banderas alemanas nunca conocido en la historia del país desde el fin del régimen nacionalsocialista.

Las tiendas en Alemania, por su parte, ya empezaron a vender sus mercancías con emblemas nacionales a precios muy reducidos. Gorros, bufandas, uniformes y banderas. Cuando un equipo pierde, todo cuesta  la mitad de lo que valía el día anterior, y el Mundial aún no ha finalizado.

La camiseta del equipo alemán es lo único que no se rebajó, pues los vendedores esperan todavía grandes ventas, puesto que Alemania aún puede ganar el tercer puesto.

La camiseta del uniforme de Argentina por ejemplo, pasó de costar 70 euros (89 dólares/unos mil pesos  mexicanos), a 30 tras la derrota frente a Alemania, mientras que las bufandas de México, Togo o Suiza se rebajaron de 10 euros a la mitad.

[ntx][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×