Luchar, sudar, sufrir...Esto es una Final del Mundial

Esto es la Final de un Mundial y aquí no caben subterfugios ni disculpas: hay que luchar, sudar y sufrir.
Esto es la Final de un Mundial y aquí no caben subterfugios ni disculpas: hay que luchar, sudar y sufrir.
 Esto es la Final de un Mundial y aquí no caben subterfugios ni disculpas: hay que luchar, sudar y sufrir.

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de Julio de 2006

  • "Vamos a morir junto", proclama Zidane

Esto es la Final de un Mundial y aquí no caben subterfugios ni disculpas: hay que luchar, sudar y sufrir.

Se juega por la Selección y por uno mismo, por el país y por su gente, por brillar en la exclusiva pasarela futbolística con la mente puesta en un contrato mejor con tu equipo o en un traspaso a un club de mayor prestigio.

Se sufre porque puede ser tu último partido, el doloroso adiós al deporte que te ha exigido grandes sacrificios y del que ahora debes jubilarte a una edad en la que en otras profesiones se rinde a tope.

También se lucha por la familia, por los amigos y por todos aquellos que un día te animaron a seguir cuando había algunos que te decían "búscate otro deporte, chaval, no sirves para esto del futbol".

Hace tres años, Franck Ribery, de 23 años, jugaba en Tercera y hoy, en las vísperas de la Final contra Italia del domingo, nadie duda de que es una de las grandes revelaciones del torneo.

El rápido delantero del Marsella es un tremendo luchador y esta listo para el duelo con los rocosos defensas italianos, los mejores del mundo, decidido a no seguir los consejos de Zinedine Zidane cuando en el partido contra Brasil le decía que bajara el ritmo.

"Yo juego siempre así, al cien por cien en cualquier momento y con cualquier resultado", dijo Ribery.

Zidane, de 34 años, enfocará el partido de otra forma. Es su segunda Final, después de la que ganó en 1998, y es su despedida del futbol, pese a que crecen las presiones para que siga.

Sus compañeros confían ciegamente en él para ganar a Italia.

"El dará el toque final", afirma Eric Abidal.

"Zizou" no olvida que cuando “Les Bleus" se movían entre la clasificación y la eliminación tras los empates con Suiza y Corea del Sur, era unánime el clamor de que la culpa era de los veteranos.

"Sería magnífico conquistar el título, pero no sólo para nosotros, para los 23 jugadores, sino para todo el equipo directivo, para toda la gente que nos apoyó. Hablo de la que nos apoyó desde el principio y no de los que se han ido uniendo por el camino", dijo Zidane a la página web de la Federación francesa.

Luchar, sudar, sufrir...Los italianos conocen bien estos verbos, pertenecen al espíritu "agonístico", como dicen, que les ha dado tantos títulos y que alude a competir hasta el agotamiento.

"Contra Francia tendremos que sudar, luchar, sufrir siempre, pero sin duda ganaremos", afirma Fabio Cannavaro, de 32 años, el bastión de la defensa "azzurra", el "pequeño" (175 centímetros) central con muelles en las piernas.

Cannavaro representa mejor que nadie el indomable espíritu competitivo italiano, es el que cuando se dudaba del juego de la Selección dijo aquello de que "tendremos que ser más italianos".

Una frase que pudo parecer absurda, pero que en realidad escondía un mensaje: ser "más italiano" quiere decir luchar más, cortar la posibilidad de que el rival pueda pensar, llevarle a tu terreno y, cuando esté medio adormecido, contraatacar y marcar.

Ese espíritu es el que llevó al defensa Fabio Grosso, otra de las revelaciones del Mundial, a internarse en el área australiana en el minuto 93 y forzar el penalti que, anotado por Francesco Totti, dio el pase a los Cuartos.

Ese espíritu es el que situó a cuatro jugadores italianos en el área de Alemania en el minuto 129 de la prórroga para que Grosso marcara el gol que iluminó el camino hacia la Final.

Las Finales también son momento de frases que suenan a arengas porque como señala el seleccionador italiano, Marcello Lippi, se llega al partido de los sueños "con la gasolina justa".

"Vamos a morir junto", proclama Zidane, y su frase suena como aquella que pronunció Obdulio Varela en el túnel de vestuarios a sus compañeros uruguayos. "Cumplidos sólo si ganamos". Y ganaron por 2-1 a Brasil en el estadio de Maracaná.

[EFE][foto: EFE]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×