El técnico del Tri deberá tener los pies en la tierra

El próximo técnico de la Selección Mexicana, que se anunciará este mes, deberá ignorar la obsesión que hay en el país por jugar el quinto partido de una Copa Mundial, porque esa meta dependerá de...
El próximo técnico de la Selección Mexicana, que se anunciará este mes, deberá ignorar la obsesión que hay en el país por jugar el quinto partido de una Copa Mundial, porque esa meta dependerá de las circunstancias.
 El próximo técnico de la Selección Mexicana, que se anunciará este mes, deberá ignorar la obsesión que hay en el país por jugar el quinto partido de una Copa Mundial, porque esa meta dependerá de las circunstancias.

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de Noviembre de 2006

  • El nuevo técnico deberá poner su sello con un estilo de juego

El próximo técnico de la Selección Mexicana, que se anunciará este mes, deberá ignorar la obsesión que hay en el país por jugar el quinto partido de una Copa Mundial, porque esa meta dependerá de las circunstancias.

Llegar a Cuartos de Final en un Mundial fuera de su territorio, es el nombre verdadero del sueño de los mexicanos y estuvo a punto de hacerse verdad este año en Alemania, donde México se tuteó con Argentina, dos veces monarca mundial, y sólo cayó en tiempo extra.

Hugo Sánchez suena como candidato para dirigir a la Selección; es un hombre de mentalidad ganadora, pero ya no anota goles, por lo que parte de su rendimiento dependerá del desempeño de sus jugadores y del rival que enfrente.

México es una de las cuatro naciones que ha accedido a Octavos de Final en cada una de las últimas cuatro Copas Mundiales, lo cual habla bien del futbol del país, pero los otros, Brasil, Alemania e Italia, han sido Campeones Mundiales, a diferencia de los mexicanos, eliminados antes de llegar a la fase de los ocho mejores.

Sea Hugo Sánchez u otro el elegido, deberá priorizar que el equipo nacional juegue con personalidad, que siempre derrote a los rivales inferiores, lo cual ha sido difícil para los mexicanos, y sepa tutearse sin complejos con los grandes del mundo.

Sin embargo, pasar a Cuartos de Final en una Copa Mundial serán palabras mayores, porque dependerá de las circunstancias.

Aunque suele evaluarse el resultado por encima de todo, para México no puede ser igual si en el Mundial venidero enfrenta a Brasil en Octavos de Final que si lo hace ante un rival alejado de los mejores del mundo.

No quiere decir que México no pueda derrotar a los brasileños; lo ha hecho varias veces en los últimos 10 años, pero el trabajo de un técnico en cuatro años no podrá evaluarse por el desempeño de un día ante una Selección de más figuras.

El nuevo técnico deberá poner su sello con un estilo de juego y contagiar a los jugadores con una mentalidad positiva.

El primer reto será la Copa de Oro en EUA y luego la Copa América en Venezuela ambos en el 2007, torneos en el que el estratega recién llegado deberá hacer notar su estilo y a partir de los resultados hacer los ajustes para llegar bien al reto mayor, la Copa Mundial de 2010 en Sudáfrica.

México tiene pocos jugadores en Europa y eso significa desventaja con respecto a los grandes del mundo.

Sin embargo, si el técnico logra un estilo de juego de conjunto, el país podría llegar lejos, aunque nunca debe ser una promesa jugar el quinto partido del Mundial.

Eso puede llegar, pero no debe ser el fin, porque sólo será una consecuencia de mucho trabajo, de que los atletas lleguen sanos y conectados al momento crucial y que ese día todo, hasta eso llamado suerte, esté a favor de la victoria.

Sea cual sea su origen, el próximo técnico de la Selección Mexicana deberá tener los pies en la tierra y no prometer mucho.

Así hizo el argentino Ricardo La Volpe, el anterior estratega, que dio por seguro el quinto partido del Mundial, la medalla olímpica en Atenas 2006 y ganar una Copa América, pero no cumplió ninguna de las tres.

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×