México 0-1 Paraguay... El Tri se va triste pero muy unido

Entre abucheos por parte de su afición se dio la despedida de la Selección Mexicana antes de partir a Estados Unidos donde diputarán la Copa Oro debido a la derrota de 0-1 ante su similar de Paraguay.
Entre abucheos por parte de su afición se dio la despedida de la Selección Mexicana antes de partir a Estados Unidos donde diputarán la Copa Oro debido a la derrota de 0-1 ante su similar de Paraguay.
 Entre abucheos por parte de su afición se dio la despedida de la Selección Mexicana antes de partir a Estados Unidos donde diputarán la Copa Oro debido a la derrota de 0-1 ante su similar de Paraguay.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 5 de Junio de 2007 ante una aceptable entrada

  • El Tri dominó el segundo tiempo pero sin profundidad
  • Al final, Villar provocó a Blanco que respondió; no pasó a mayores
  • Verón no la ve ante México, acabó en el hospital

Entre abucheos por parte de su afición se dio la despedida de la Selección Mexicana antes de partir a Estados Unidos donde diputarán la Copa Oro debido a la derrota de 0-1 ante su similar de Paraguay.

El último duelo amistoso del Tri antes de enfrentar a Cuba el próximo 8 de junio, fue de los más trabados con los que se ha encontrado México en la era Hugo Sánchez. Nada tuvo que ver el juego de este martes, con el del pasado fin de semana donde el Tri goleó por 4-0 al representativo de Irán.

En este cotejo, los guaraníes le dejaron claro a México el tipo de complicaciones que se encontrará en la Copa América en el mes de Julio y lo mucho que aún hay por trabajar para llegar a un entendimiento óptimo y a la definición del 50 por ciento de la que ha hablado el Pentapichichi.

Fueron sólo dos las jugadas claras de peligro que tuvo Paraguay en los noventa minutos, lo malo para el representativo mexicano, fue que la efectiva llegó al minuto 87 por conducto de Óscar Cardozo.

Para colmo, el juego concluyó con un conato de bronca entre Cuauhtémoc Blanco y el arquero Justo Vilar, debido a que el arquero guaraní le aventó el balón al atacante mexicano una vez que el árbitro había pitado el final en una provocación de baja monta que contestó el mexicano; todo el equipo tricolor fue en auxilio de Cuauhtémoc mientras el arquero se escabullía por el túnel a los vestidores.

Por cierto, el que de plano trae mala suerte en los duelos con México es Darío Verón, quien hoy se llevó un impresionante cabezazo de su propio compañero Paulo da Silva que le abrió abajo de la ceja y lo mandó al hospital sin que aún se tenga reporte de su estado. Iba conciente pero muy aturdido y sangrando. Hay que recordar que en el pasado duelo ante el Tri hace poco más de un mes en el Universitario, Verón también salió descalabrado tras un choque con Bravo en una acción mucho menos peligrosa que esta.

PRIMER TIEMPO

La evolución y entendimiento defensivo en el combinado paraguayo quedó clara al complicar los avances de México al menos durante la primera mitad en el segundo duelo amistoso de ambos representativos en poco más de dos meses. Los visitantes pusieron una doble línea defensiva, la primera con dos bastiones en el círculo central y la segunda con los fortísimos Darío Verón y Paulo da Silva.

Al Tri de Hugo Sánchez le fueron cortados la mayoría de sus jugadas de peligro en un juego muy trabado y en el que su plantilla titular fue tapatía en su mayoría.

La delantera estuvo integrada por aún elementos del chiverío, Bravo, Medina y "Bofo" Bautista. Por la banda izquierda el también chiva Ramón Morales y un poco más adelante Andrés Guardado, de los Zorros del Atlas.

El representante en la defensa de la perla de occidente fue Magallón, quien tuvo compañía de lujo, con Oswaldo en la portería, y los europeos Ricardo Osorio y Carlos Salcido.

Estos dos últimos, mostraron sus enseñanzas aprendidas en el viejo continente con vistosos trazos largos desde su área y generalmente buscando aprovechar los desbordes de Andrés Guardado.

Un poco más adelante, como contención y Capitán del Tri, estuvo el escudo del Stuttgart alemán Pável Pardo acompañado del cruzazulino Gerardo Torrado quienes impidieron que los paraguayos convirtieran en desdobles las pelotas que robaban.

La primera jugada, pero no la más clara del primer tiempo, fue para los mexicanos al minuto 10 gracias a que el "Bofo" recibió un balón que había punteado Torrado y adelantó a Omar Bravo, quien tardó en disparar.

Poco después, como una muestra de la poco efectiva insistencia mexicana, Guardado a base de fuerza avanzó entre tres defensores e ingresó al área para sacar un centro que cortó Paulo Da Silva.

Tres minutos más tarde, llegó la jugada con mayor peligro de gol con un sombrerito que se comió Ramoncito y permitió que Dante  López sacara un disparo que, para fortuna de los mexicanos, pasó por un costado.

Los mejores momentos mexicanos llegaron con base en el funcionamiento de la tripleta de las Chivas del Guadalajara que aún le falta para llegar a su 100 por ciento.

Por cierto, ¿qué pensará Jorge Vergara cuando observa que su línea ofensiva, la que funciona tan bien en Chivas como en el Tri, está a punto de desmembrarse por poner trasferible a Bautista?

Un disparo de media distancia que sacó José Salcedo a siete minutos de que concluyera la primera mitad, hizo pensar que Paraguay podía poner en predicamentos a México.

Sin embargo, antes de que cayera un gol, llegó una lesión para el central Darío Verón, quien justo como sucediera en el duelo anterior ante México, salió del partido por un fuerte impacto en la cabeza, sólo que ahora fue con su compañero Paulo Da Silva quien al ir por un balón le partió la ceja a jugador de Pumas en una acción peligrosísima y dramática.

En aquél juego en Monterrey, el defensa de los Pumas de la UNAM se impactó contra Omar Bravo. Ahora el frentazo se lo dio Da Silva a dos minutos de que concluyera el primer tiempo. Obviamente Verón salió del campo y fue trasladado directo al hospital.

Ya en tiempo de reposición, Pável Pardo fue amonestado por cobrar un tiro libre antes de que el silbante permitiera el cobro.

SEGUNDO TIEMPO

El representativo mexicano lució un mejor semblante en el complemento con la incursión que Cuauhtémoc Blanco (en sustitución del desconcentrado "Bofo"). Cuau se hizo notar, recorrió todo el territorio paraguayo buscando espacios, pero aún le faltó cohesión con sus compañeros; algo obvio por el poco tiempo que ha podido trabajar con el Tri.

Un alarido más de los mexicanos llegó al minuto 53, cuando Fernando Arce sacó un disparo que rechazó de puños Villar y para su fortuna, los atacantes mexicanos que cerraban la jugada ya se había pasado. Tres minutos más tarde, Bravo estuvo muy cerca de marcar un golazo gracias a un servicio bombeado de Alberto Medina que remató con un disparo sin ángulo; la pelota terminó pegando en el poste más lejano y paseándose dramáticamente enfrente del arco.

El buen ambiente en las tribunas, con las casi 90 espectadores que llegaron al Coloso de Santa Úrsula, se mostró en el momento que solicitaron con gritos el ingreso ¡Nery, Nery! Algo similar ocurrió al minuto 30 con Cuauhtémoc Blanco, aunque la diferencia fue que Hugo Sánchez accedió de inmediato a la petición de su público.

Nery apareció con el número 20 en los dorsales y Blanco con el 21, situación que evidenció la complejidad de designar los números de las casacas en el Tri.

México lograba dominar totalmente esta segunda parte, jugaba en territorio rival pero no tenía profundidad ya que Paraguay se replegó sin tapujos y pescó un contragolpe.

Dentro de las modificaciones, ingresó al terreno Nelson Cuevas, a quien su primer disparo se lo detuvo su compañero de equipo en las Águilas del América, José Antonio Castro.

Al minuto 89, Paraguay consiguió el gol de la victoria en la única jugada de peligro que hilvanó en la segunda mitad. Óscar Cardozo recibió una diagonal retrasada de Nelson Cuevas quien hizo la jugada grande por derecha y disparó de tres dedos a la base del poste derecho de la cabaña de Oswaldo Sánchez para el 0-1.

El colmo tras el gol fueron los abucheos que se llevó desde ese momento el representativo mexicano. No cabe duda de que la afición tricolor es de nula memoria. Olvidaron la novela de Nery Castillo en un abrir y cerrar de ojos, solicitando su ingreso al juego de esta noche, y después de una fiesta en el Azteca, concluyeron el juego burlándose de su equipo gritando "Olés" cuando tenían el balón... Cada vez se entiende mejor el porqué México ya juega tan pocos partidos en el Azteca, que antes era un lugar donde la afición los cobijaba y los hacía sentir seguros ante cualquier circunstancia.

Ya para cuando Cuauhtémoc Blanco se batía en empujones contra Justo Villar, por el balonazo que le propinó el portero guaraní tras el silbatazo final, prácticamente estaban vacías las tribunas porque los molestos asistentes habían partido.

Las conclusiones de este duelo son importantes y seguro Hugo logró definir quiénes están listos para la Copa de Oro. El duelo sirvió por el alto nivel competitivo aunque se rompió la buena racha ganadora que llevaba el Tri. Ahora, el viernes ante Cuba, México debe contar una historia muy distinta a la del día de hoy.

ARBITRAJE

Bueno de Jorge Larrionda. Supo castigar bien los excesos de faltas en momentos tensos del partido y no tuvo errores dignos de mencionar. Al final debe reportar (aunque sea para el registro) el incidente en el que Villar provoca de fea forma a Blanco y este responde.

[mt][foto: A.Acosta/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×