México 2-2 Nigeria... Agradable y emotiva remontada del Tricolor

En un emotivo y agradable partido de futbol, la Selección Mexicana logró remontar una 0-2 en contra y sacó un dramático empate 2-2 ante Nigeria. Pese a que el Tri acabó presionando en busca de la...
 En un emotivo y agradable partido de futbol, la Selección Mexicana logró remontar una 0-2 en contra y sacó un dramático empate 2-2 ante Nigeria. Pese a que el Tri acabó presionando en busca de la victoria, al final el empate le supo bien pues los africano

Walter González | MEDIOTIEMPOEstadio Olímpico de Cd. Juárez. 14 de Octubre de 2007

  • Dos goles de Cacho
  • Gran segundo tiempo de Giovani
  • Fue una dura prueba y varias enseñanzas para la zaga mexicana

En un emotivo y agradable partido de futbol, la Selección Mexicana logró remontar una 0-2 en contra y sacó un dramático empate 2-2 ante Nigeria. Pese a que el Tri acabó presionando en busca de la victoria, al final el empate le supo bien pues los africanos fallaron un penal al minuto 90’.

México dio un buen partido, sobre todo en el segundo tiempo en el que fue ampliamente superior que Nigeria, pero siempre expuesto a los mortales contragolpes. El mérito es grande, pues aguantaron los mexicanos físicamente una gran fortaleza del rival y acabaron incluso mejor en ese aspecto. Sin embargo, este partido fue una gran lección para la zaga mexicana que quedó exhibida con los contragolpes nigerianos, muy rápidos, potentes y mortales.

El duelo fue ríspido por momentos, muy físico y tenso. Los goles nigerianos fueron de un impresionante Martins y los mexicanos de Juan Carlos Cacho que no baja su nivel y calladito, sigue demostrando con puro futbol. Destacaron Giovani con gran segundo tiempo, Arce que fue el motor y Torrado que tuvo que imponerse en el medio campo.

PRIMER TIEMPO

El partido arrancó con muy buen ritmo, la pelota se movió rápido desde un inicio y México buscaba crear oportunidades de gol rápidamente. Al minuto 3 llegó la primera con un buen centro de Pineda delante de los centrales que Arce no alcanzó a empujar por milímetros.

Sin embargo, Nigeria dejó clara su intención al minuto 5, peleaba la pelota y buscaba atacar con contragolpes a velocidad aprovechando la tremenda potencia de sus jugadores, sobre todo de Martins que por izquierda se convertía en un dolor de cabeza. Al 5’ ese hombre, Martins, disparó en el primer arribo nigeriano y alcanzó a tapar la defensa.

México debía trabajar mucho el duelo, pelear con todo y desgastarse con la fortaleza física nigeriana. El balón parado parecía rendir frutos al 16‘, cuando Arce centró y parecía el Tri marcar el primero con un autogol pero se marcó bien un fuera de juego previo de Salcido.

Con los 11 nigerianos metidos en su campo y corriendo a todas las pelotas con gran velocidad y fuerza, por momentos destacó una buena mancuerna de Israel Castro con Gio por derecha, pero que no alcanzaba a dejar peligro real.

Para el minuto 20 ya México tenía mucho más tiempo la pelota, pero también Nigeria comenzó a ser mucho más peligroso en el contragolpe. Al 24’ avisaron los africanos con un jugadón de Manasseh que disparó desde la esquina izquierda del área, potentísimo, Memo Ochoa alcanzó a rozar la pelota que se impactó con violencia en el poste.

La segunda jugada de peligro de Nigeria ya no fue sólo un aviso, sino que se reflejó en el marcador. Al 32’, Martins hizo un golazo impresionante, entró al área por izquierda con una potencia fuera de serie para quedar con ventaja y sacó un disparo potentísimo al ángulo contrario imposible para Ochoa y para cualquier mortal.

México no se desesperó, estaba trabajando bien el juego. Al 34';, un tiro-centro de Arce en balón parado desde tres cuartos de cancha hizo cimbrar el arco visitante; la pelota botó en el área y pegó en el poste antes de salir del campo ante el desconcierto del portero. Sin embargo, en la intención de México de empujar, tocar la pelota, elaborar jugadas y picar piedra ante los musculosos visitantes, dejaba un poco desolada su zona defensiva y tanto Magallón como Salcido, tenían muchos problemas para controlar los pelotazos largos y la velocidad de los atacantes africanos.

Todavía antes del descanso, al 44’ Arce estuvo cerca con un gran disparo desde tres cuartos de cancha que el portero sacó apenas luego de un efecto raro, pero el Tri no logró emparejar y se fue al medio tiempo en desventaja.

Aunque la segunda parte arrancó con un buen tiro libre de Arce al 46'; que pasó muy cerca del ángulo y con México encimando y apretando con todo por el empate, un error de Magallón que salió tarde al fuera de juego en el medio campo, dejó a Martins solo ante Memo Ochoa. El potentísimo nigeriano no tuvo problemas para entrar al área y definir con clase para un 0-2 al 52’, que metió en un silencio sepulcral al Estadio Olímpico.

Pero vino lo mejor del juego para México. El trabajo de partido dejaba frutos y aunque parecía imposible, los nigerianos comenzaron a ceder físicamente. Ayudó muchísimo que México encontró rapidísimo el descuento cuando al 54’, se acercó con un gran gol; Castro centró perfecto recortando y cambiando a perfil zurdo, Cachó remató excelente de cabeza a la derecha del portero para el 2-1.

Inmediatamente se olfateó el empate; al 55’, Gio entró por derecha y Cacho remató apenas por un lado. La gente, ahora sí, volvía a la vida y los alaridos acompañaban los ya constantes arribos de México y el festín que se daba Giovani por el costado derecho.

Los africanos comenzaron a intentar frenar algunos arribos con patadas. Al 57’, Taiwo pateó por detrás a Arce y se armó una cámara húngara intensa, pues después de la falta el africano le cayó encima al mexicano. En el lío, tanto Taiwo como Gio salieron pintados de amarillo. Dos minutos después, Torrado fue y dejó claro que acá también se mete la pierna y pegó un patadón que también mereció la amonestación.

Al 67’, Gio que hacía lo que quería, entró al área por la derecha, se quitó a Taiwo con un recorte hacia dentro y el africano tuvo que derribarlo en un penal claro. Cacho convirtió la pena máxima el gol al 68’ cobrando impecable y decretando el 2-2 muy justo para el Tricolor.

El juego ya no cambió, México acabó presionando con todo el busca del triunfo, aunque Vogts, el técnico alemán de Nigeria, metió al campo a un segundo delantero y a punto estuvo de llevarse el triunfo. Las cosas andaban calientitas y al 77’, Mikel golpeó a Arce con el brazo en una agresión que no se marcó. A falta de justicia por parte del árbitro, Arce se cobró con una barrida dura sobre Mikel que le valió la amarilla.

El Tricolor, con un formidable estado físico, tuvo buen ritmo al final del duelo y al 85’, Cacho por nada hace el tercero con un balazo desde la esquina izquierda del área tras una bonita jugada, pero la pelota pasó rozando el poste contrario.

Al minuto 90’, en un contragolpe tremendo, Uche se metió al área, se quitó a Salcido y este tuvo que cometerle un penal gigantesco como una casa y que el árbitro marcó muy bien. El estadio enmudeció y el ánimo del equipo mexicano se cayó de golpe, pues estaban muy cerca de perder luego de dar un muy buen partido y tras remontar dos goles en contra. Sin embargo, Uche cobró la pena máxima y puso el balón en la tribuna en lugar de en las redes, decretando una justa y agradable igualada que dejó a la afición entretenida y contenta.

ARBITRAJE

Aceptable del guatemalteco Elmar Rodas. Aunque le faltó juzgar con mayor dureza algunas patadas, tomó dos buenas decisiones en los penales y se mantuvo muy cerca y atento de las jugadas. El duelo que le tocó fue muy difícil, con gran velocidad y muchos roces, pero al final logró salir apenitas bien librado.

[mt][foto: O.Martínez/MEXSPORT]

  • Más sobre:
  • Tri
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×