Lo intentó, pero el Tri no pudo satisfacer a sus aficionados

La Selección Mexicana concluyó su primer entrenamiento en Columbus sin poder complacer a un grupo de al menos cien aficionados que se quedaran con las ganas de obtener un autógrafo de los jugadores.
 La Selección Mexicana concluyó su primer entrenamiento en Columbus sin poder complacer a un grupo de al menos cien aficionados que se quedaran con las ganas de obtener un autógrafo de los jugadores.  (Foto: Sergio Álvarez Reiset)

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPO (Enviado)Columbus, Ohio, 8 de Febrero de 2009

  • Un grupo de aficionados se inconformó por no recibir autógrafos

La Selección Mexicana concluyó su primer entrenamiento en Columbus sin poder complacer a un grupo de al menos cien aficionados que se quedaran con las ganas de obtener un autógrafo de los jugadores.Todo comenzó cuando el autobús del representativo nacional abandonaba las instalaciones del Spindler Sports Complex, donde habían entrenado por espacio de dos horas a puerta cerrada.Diez seleccionados tuvieron el buen gesto de bajarse a firmar algunos autógrafos, pero de repente los aficionados comenzaron a arremolinarse a su alrededor y los jugadores tuvieron que regresar al camión entre bromas, risas y empujones, pero no sin algunos gritos de "Culeeeeros", producto de la decepción de aquellos que ya se veían con su playera firmada.

El primero en descender fue Guillermo Ochoa, detrás de él aparecieron César Villaluz, Luis Pérez, Nery Castillo, Pável Pardo, Giovani dos Santos y Antonio Naelson "Sinha", éste último, en su afán por alentar a la afición comenzó a saltar entre sus compañeros.Superar la valla que pretendían formar únicamente tres policías fue muy fácil para el centenar de paisanos que lo único que consiguieron fue que los jugadores regresaran corriendo al autobús."No sean culeros, vinimos hasta acá nada más para verlos", le gritaba muy cerca del rostro a Pável Pardo uno de los seguidores. El jugador sólo respondió con una nerviosa sonrisa.El entusiasmo de los aficionados provocó que el tránsito de la Avenida Spindler fuera cerrado por algunos minutos, mientras los tres uniformados lograban persuadir a los aficionados que desalojaran el lugar.Previamente, el mismo grupo de personas había solicitado que se le diera acceso al entrenamiento, a lo obviamente, que no accedió el personal de la Federación Mexicana de Futbol.[mt][foto: S. Álvarez/MEDIOTIEMPO][r/edsag]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×