México ¿un equipo destinado al fracaso?

Levantaron la mano y tocaron el cielo. Hugo Sánchez, Julio César Chávez, Ana Gabriela Guevara, Paola Espinoza, Lorena Ochoa, Soraya Giménez, Felipe Muñoz, Guillermo Pérez y María del Rosario Espinoza.
 Levantaron la mano y tocaron el cielo. Hugo Sánchez, Julio César Chávez, Ana Gabriela Guevara, Paola Espinoza, Lorena Ochoa, Soraya Giménez, Felipe Muñoz, Guillermo Pérez y María del Rosario Espinoza.
México, DF. -
  • Dos psicólogos reconocidos detectan la falta de un interés común
  • La reeducación parece ser el único camino para lograr un éxito grupal

Levantaron la mano y tocaron el cielo. Hugo Sánchez, Julio César Chávez, Ana Gabriela Guevara, Paola Espinosa, Lorena Ochoa, Soraya Giménez, Felipe Muñoz, Guillermo Pérez y María del Rosario Espinoza, hicieron que la bandera de México ondeara en todo lo alto, enorgulleciendo a una nación. Sus logros deportivos marcaron la historia de un país que no está acostumbrado a la gloria y que la disfruta esporádicamente cuando en solitario un deportista decide a trascender. En conjunto México sólo ha disfrutado un Campeonato del Mundo en la categoría Sub-17 de futbol varonil. El 2 de octubre de 2005, el Tricolor se coronó Campeón después de vencer a Brasil. A su regreso el trato fue de héroes, en las calles la gente se arremolinó para verlos aunque sea un momento, su triunfo fue un segundo de gloria en la eternidad. México simplemente no se ha acostumbrado a trabajar en equipo para salir adelante logrando un interés común, “somos individuos egoístas”, explica el psicólogo Octavio Rivas. La situación es compleja en una nación donde estamos acostumbrados a manejarnos bajo ambientes disfuncionales que no permiten llegar a un momento de encuentro, bienestar y equilibrio, como lo explica el Psicólogo Armando Sámano quien está acostumbrado a trabajar con grupos de conflicto y por ello con claridad detecta los tres puntos básicos que no permiten crecer: -El éxito del otro es el reflejo de mi fracaso. Es una forma de reflejar mi mediocridad. -Interés común. Hay intereses personales que bloquean el interés común. El interés común debería ser pensar en ir al Mundial y hacer una participación destacada. -Necesidad de un líder, un papá, un hombre que nos diga qué hacer y a dónde ir, que nos resuelva la vida. Cuando lo ideal es que cada jugador asuma su propia responsabilidad. Sámano advierte que aún hay solución, que no todo está perdido a pesar de que en el tema de grupos México vive una de sus peores épocas, pues para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 no se calificó, a nivel grupal, en ninguna categoría; el futbol femenil, varonil ni el béisbol pudieron obtener un boleto. Además, en la categoría Sub-20, la Selección que era en su mayoría integrada por jóvenes que lograron ser Campeones del Mundo en el 2005, no pudieron obtener el boleto al Mundial. Además de que en la categoría mayor el equipo nacional no logró el boleto para la Copa Confederaciones 2009, el lugar quedó en manos de Estados Unidos. “La base es la educación, necesitamos reeducarnos, necesitamos empezar a agarrar otro esquema, otro estilo; pensar en un sistema de educación, concientizar y revaluar lo que nos ha ayudado a nosotros. “El futbol es un instrumento magnífico para que sea un modelo social para apoyar al país, pero (los mexicanos) queremos ganar todo y en la vida todo tiene un costo, todo tiene un valor de oportunidad”, explicó Sámano, quien asegura los de Estados Unidos se manejan bajo un sistema diferente. “La imagen del imperio de América es muy interesante porque ellos tienen un profesionalismo muy fuerte, tienen un interés común, el americano tiene un interés nacionalista muy fuerte y eso los lleva a tener niveles de competencia muy intensos. Ellos tienen esquemas de liderazgo que suben y bajan; en realidad lo que sustenta al sistema es una creencia importante en que la participación de cada quien es significativa para el éxito de Norteamérica”, explicó Sámano. Para Rivas el problema también es muy claro, pues al comportarnos como seres egoístas olvidamos el bien común, y la disciplina que se necesita dentro de un equipo para sacarlo adelante. Estados Unidos entiende perfecto estos dos conceptos, por ello en los últimos mundiales han acaparado los primeros lugares. “Parte de los valores que ellos se transmitieron es que aunque sean egoístas, saben de la disciplina, de la necesidad de que cuando se enfrentan a 'enemigos' es indispensable hacer un grupo”, señaló Rivas. En los Juegos Olímpicos del 2008, Estados Unidos ganó, a nivel grupal, obtuvo Medalla de Oro en 4x100 metros en relevo estilo libre masculino, 4x200 estilo libre masculino, remo 8 con espadilla – femenino, tenis dobles femenino, en atletismo 4x400 metros de relevo  masculino, 4x400 metros de relevo femenino, así como el oro en Selección de Baloncesto femenino y masculino, voleibol. Además fueron Campeones del Mundial de Béisbol 2007 masculino, en el Mundial de Waterpolo femenino 2009, Campeonato Mundial de Gimnasia femenino así como el voleibol de playa femenino y los relevos en el Campeonato Mundial de Natación 2009 en las categorías de 4x100 estilo libre masculino, 4x200 estilo libre masculino, 4x100 cuatro estilos masculino. Y en el Campeonato Mundial de Atletismo de Osaka 2007 4x100 masculino y femenino, 4x400 masculino y femenino. A diferencia de los pocos triunfos que el país tiene a nivel grupal, sobre todo en el balompié, donde la Selección varonil apenas ha logrado ser Campeón de la Confederaciones de 1999 realizada en tierras aztecas, y también se ha coronado en diversas ocasiones Campeón de la CONCACAF (1965, 1971, 1977, 19993, 1996, 1998, 2003, 2009), así como de Panamericanos (1967, 1975 y 1999) y Centroamericanos y del Caribe (1935, 1938, 1959, 1966, 1990). “Lo que necesita (la Selección Nacional) es una asesoría psicológica por gente especializada y no por improvisados para hacer funcionar el cerebro al máximo; es un trabajo estructurado. “Pero no hay uno solo de los directivos que tenga idea de qué hacer, y además Javier está convencido de que no necesita un Psicólogo, a pesar de que él trabajó con nosotros desde que era jugador. Él cree que el que debe ser el líder psicológico del grupo es el técnico, pero pues para eso hay que capacitarse, como lo hizo Bora; es como si quisiera prescindir del preparador físico porque él fue jugador y sabe de eso”, relató Rivas al detectar las fallas que hoy tiene el equipo masculino de futbol. El problema está detectado y una reeducación en el sistema parece ser la única solución que México tiene para abarcar el éxito a nivel grupal y no sobrevivir sólo de triunfos esporádicos en solitario.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×