Rafa imprimió de nuevo al Tri el sello de Capitán

Rafael Márquez aseguró que él no había regresado a territorio mexicano para pelear una cinta que en su ausencia portó Gerardo Torrado.
 Rafael Márquez aseguró que él no había regresado a territorio mexicano para pelear una cinta que en su ausencia portó Gerardo Torrado.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • Horas antes del arranque del duelo se creía que Gerardo Torrado usaría la cinta de Capitán

En la semana de entrenamiento previa a la celebración del encuentro de Eliminatoria Mundialista entre México y El Salvador, el zaguero del FC Barcelona y de la Selección de México, Rafael Márquez aseguró que él no había regresado a territorio mexicano para pelear una cinta que en su ausencia portó Gerardo Torrado. La jerarquía del Campeón de Europa no se decidió en una urna ni en ninguna votación, los elementos dirigidos por Javier Aguirre, incluyendo al “Borrego” Torrado, decidieron que la cinta regresara al brazo del michoacano. En la papeleta de alineaciones se anunciaba ya que Márquez con su inseparable número 4 en la espalda comandaría el equipo tricolor ante los salvadoreños. Rafa encabezó al conjunto mexicano en los pasos que separan el túnel de los vestidores de la zona de bancas en la que, de la mano de una niña con un moño rojo en el cabello, cantó el Himno Nacional y se tomó la foto oficial con el resto de sus compañeros. Antes del pitazo inicial corrió a la zona de meta para chocar las manos y abrazar al cancerbero nacional, después abrazó al juvenil Efraín Juárez y le deseó el mejor de sus partidos ya que sabía que este sábado una un onceavo del boleto a Sudáfrica se encontraba en sus pies. En los 90 minutos del encuentro el Capitán tuvo sus fallas y sus aciertos, sin meterse en problemas con el árbitro Carlos Batres que vaya que dejó que los del Salvador repartieran leña en la segunda mitad del encuentro. Márquez se convirtió en el hombre de seguridad de Guillermo Ochoa, repartiendo juego y custodiando que la línea de cuatro zagueros no se desacomodara pues sabía que el rival estaría buscando un error para meterse a la portería de Memo Ochoa. Como quinceañeras se colocaron a su lado Juárez y Ricardo Osorio, quienes bailaron al mismo compás que Rafa para defender las escasas jugadas de la oncena dirigida por Carlos de los Cobos. En términos generales Márquez tuvo un partido limpio, por ahí se le soltó el pie al minuto 14 cuando cometió una falta sobre Eliseo Quintanilla que se convirtió en un tiro libre directo. A la ofensiva Márquez aportó lo necesario incluyéndose como un rematador más en pelota parada e incluso, estrellando en el travesaño una pelota al 55' que pudo arrebatarle la gloria y los aplausos a Cuauhtémoc Blanco, pues su disparo estuvo cerca de convertirse en el 2-0. A Márquez poco le importó que fuera el delantero incansable con el dorsal 10 el consentido de la afición y que su regreso al Tri pasara casi desapercibido para el respetable, tampoco que se le criticara por la tarjeta amarilla al 78' y mucho menos que el Gafete de Capitán se le resbalara una y otra vez de la manga izquierda; él se dedicó a levantar los brazos, a tranquilizar a su gente, a vigilar el balón a la distancia y a imprimirle su sello de Capitán a la cancha del Estadio Azteca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×