El Tricolor vivió una orgía informativa

Una auténtica “orgía informativa” se vivió en el hotel de concentración de la Selección Mexicana en Avándaro, donde sin restricciones, los 17 convocados por Javier Aguirre hablaron uno a uno con...
Una auténtica “orgía informativa” se vivió en el hotel de concentración de la Selección Mexicana en Avándaro, donde sin restricciones, los 17 convocados por Javier Aguirre hablaron uno a uno con los representantes de los medios de comunicación.
 Una auténtica “orgía informativa” se vivió en el hotel de concentración de la Selección Mexicana en Avándaro, donde sin restricciones, los 17 convocados por Javier Aguirre hablaron uno a uno con los representantes de los medios de comunicación.  (Foto: Notimex)
Avándaro, Estado de México -
  • Se llevó a cabo el “día de prensa”
  • Los jugadores hablaron uno a uno con todos los medios

Una auténtica “orgía informativa” se vivió en el hotel de concentración de la Selección Mexicana en Avándaro, donde sin restricciones, los 17 convocados por Javier Aguirre hablaron uno a uno con los representantes de los medios de comunicación. En el inmueble se acondicionó una sala de unos 20 x 20 metros, con mesas, sillas y páneles con los logotipos de los patrocinadores del Tricolor, donde cada medio de comunicación se instaló y en un principio esperaron a que cada jugador pasara de un stand a otro con un límite de 5 minutos durante una hora. Como si se tratará de la semana previa al Superbowl de la NFL donde se lleva a cabo el “día de prensa”, llegaron de sus habitaciones los 17 guerreros de Aguirre, de inmediato el más asediado fue Cuahtémoc Blanco y en segundo lugar, Guillermo Ochoa; pero en general, la prensa no dio cuartel a ningún seleccionado; Javier Hernández y Gerardo Torrado, también fueron de los más solicitados. Conforme avanzaba el tiempo, algunos reporteros comenzaron a desesperarse, muchos hacían fila junto a los jugadores para intentar llevarlo a donde estaba instalada su cámara o micrófono, mientras que otros literalmente se jaloneaban a algún seleccionado, no faltaron, por supuesto, las quejas ante el personal de la Federación Mexicana de Futbol porque “ya era mi turno para entrevistarlo”. Uno a uno los seleccionados desfilaron en cada mesa, las preguntas eran las mismas en su mayoría pero ni así se fastidiaron, al contrario, la amabilidad fue la constante en la atención de los jugadores, quienes también posaban para los fotógrafos, con banderas de México y balones oficiales del Mundial de Sudáfrica 2010. Incluso Cuauhtémoc Blanco accedió a ser trasladado de un lugar a otro sin enojarse, quizá al final se vio un poco molesto, pero fue porque como el tiempo de las entrevistas estaba a punto de terminarse, fue acorralado entre más de 10 reporteros para solicitar sus impresiones. Desde que Justino Compeán llegó al frente de la FMF, ésta es la primera vez que los seleccionados pudieron hablar libremente, uno a uno con todos los medios, ya que aunque existe el antecedente de que con Hugo Sánchez había zona mixta, había barricadas de por medio para entrevistar a los jugadores. Las entrevistas superaron todas las expectativas, ya que durante los días previos de esta Pretemporada del Tri en Avándaro, había alrededor de 12 o 13 medios, pero este día que se anunció como libre, se triplicó, incluso hasta los canales culturales de la televisión mexicana acudieron al hotel de concentración para entrevistar a los seleccionados.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×