Los caza autógrafos revivieron a los no convocados del Tri

Si se saben su nombre o no, es lo de menos, con que el jugador se detenga a firmar las fotos es suficiente para los caza autógrafos alemanes que han estado pegados a la concentración de la...
Si se saben su nombre o no, es lo de menos, con que el jugador se detenga a firmar las fotos es suficiente para los caza autógrafos alemanes que han estado pegados a la concentración de la Selección Mexicana.
 Si se saben su nombre o no, es lo de menos, con que el jugador se detenga a firmar las fotos es suficiente para los caza autógrafos alemanes que han estado pegados a la concentración de la Selección Mexicana.
Herzogenaurach, Alemania -
  • Traen fotos hasta de jugadores que no fueron convocados
  • Dicen ser coleccionistas y no vendedores de autógrafos

Si se saben su nombre o no, es lo de menos, con que el jugador se detenga a firmar las fotos es suficiente para los caza autógrafos alemanes que han estado pegados a la concentración de la Selección Mexicana.

Desde que arribó el representativo mexicano a este país, varios individuos con tez blanca, cabello rubio y que obviamente no hablan castellano se acercaron para solicitar firmas de los jugadores mexicanos. Lo curioso fue que no sólo requerían que se les firmara una foto, sino un bonche de ellas.

Hubo quienes sin problema accedieron a firmar las decenas de fotos como el portero Óscar Pérez, quien hasta se bajó del autobús para terminar con la amplia solicitud.

La ambición de los caza autógrafos teutones llegó a tal grado, que hasta sacaron fotografías de jugadores que ni siquiera fueron contemplados en la última convocatoria del "Vasco" Aguirre, como Pável Pardo, Aarón Galindo y hasta el mismo "Gringo" Castro.

Pero a partir de este viernes las cosas se han complicado para estos personajes. Y es que la Federación Mexicana de Futbol decidió negarles el acceso a los jugadores y hasta a estar dentro del hotel de concentración.

Las discusiones por impedirles entrar se llegó a prolongar más de la cuenta, ya que decían no entender lo que les solicitaban los elementos de seguridad mexicanos que viajan con la comitiva de la FMF.

Entonces hubo que apoyarse en las recepcionistas del hotel, quienes en alemán les pidieron una y otra vez dejar el lugar. Pero como son cuatro los caza autógrafos que conforman el grupo, mientras uno era evacuado, otro entraba para intentar nuevamente atajar a un jugador.

El próximo 26 de mayo, cuando México enfrente a Holanda en Alemania habrá que ver si las firmas no son vendidas en las inmediaciones del estadio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×